La OTAN discute hoy el repliegue en Afganistán y el refuerzo de los ejercicios aliados

Los ministros de Defensa de la OTAN discutirán este jueves y el viernes en Bruselas los esfuerzos en marcha para coordinar el repliegue del grueso de los 100.000 soldados internacionales que quedan en Afganistán. Ante el fin de la misión de combate a finales de 2014, los aliados también discutirán la necesidad de reforzar los ejercicios conjuntos y la formación y educación de sus fuerzas para garantizar que mantienen el nivel de preparación para poder actuar ante futuras crisis.
BRUSELAS, 21 (EUROPA PRESS)



No se esperan grandes decisiones en esta reunión ministerial, que estará algo descafeinada por la ausencia del aspirante al cargo de secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, cuyo nombramiento ha sido retrasado por el Senado. En su lugar, se espera al anterior jefe del Pentágono, Leon Panetta.

Los aliados se centrarán el jueves en discutir los progresos para avanzar en los proyectos de colaboración multinacional pactados para mantener y adquirir capacidades militares necesarias en once áreas prioritarias como la vigilancia, reconocimiento e inteligencia, defensa antimisil, vigilancia marítima o de transporte aéreo estratégico en el marco de la iniciativa de Defensa Inteligente y cómo priorizar la financiación común en los proyectos prioritarios y que favorezcan la interoperabilidad de fuerzas y capacidades.

En el marco de la iniciativa de las Fuerzas Conectadas, cuyo objetivo es mantener la interoperabilidad de las fuerzas aliadas, analizarán cuestiones como si los ejercicios militares conjuntos deben incluir el despliegue "real" de efectivos, si se ponen a prueba las capacidades de mando y control, la periodicidad y cómo costearlos con financiación común "dentro de ciertos límites" y "un techo", según fuentes diplomáticas.

Estados Unidos ha ofrecido a los aliados "rotar elementos" de una de sus brigadas de combate en la Fuerza de Reacción Rápida de la Alianza cada seis meses para entrenar con el resto de aliados y garantizar que se mantiene como una fuerza "eficaz", según fuentes aliadas. A España no le tocará contribuir hasta 2016 a la fuerza multinacional que tiene varios componentes, incluido terrestre y marítimo y cuenta con unos 11.000 efectivos, según fuentes diplomáticas.

El objetivo de ambas iniciativas es lograr "el equilibrio" y reparto de la carga "justo" entre Estados Unidos y los aliados europeos a la hora de contribuir a la defensa colectiva y la seguridad internacional. Washington lleva "meses" pidiendo a los europeos que hagan más para garantizar su propia defensa, según fuentes diplomáticas.

Con el objetivo de priorizar la especialización de capacidades militares entre los aliados, los aliados discutirán cómo mejorar la cooperación en el proceso de planificación de la Defensa de la OTAN, incluida la posibilidad de revisar anualmente las capacidades aliadas y no ceñirse al ciclo de cuatro años del proceso de planificación con vistas a anticipar antes las capacidades que faltan, según fuentes aliadas.

La idea es que los aliados se consulten "antes" de tomar decisiones "soberanas" sobre reducir, eliminar o en sus grandes inversiones en capacidades para garantizar que se mide el impacto de sus decisiones para el resto y permitir identificar y priorizar las capacidades que necesita la Alianza para responder a crisis emergentes con rapidez y dar un carácter más político al proceso de planificación de defensa, según fuentes aliadas.

AFGANISTÁN

Durante la cena de trabajo, que mantendrán en el Palacio de Egmont el jueves, los aliados discutirán los esfuerzos para coordinar el repliegue en Afganistán, una labor muy complicada desde el punto de vista logístico, pero también por la mayor vulnerabilidad de las tropas internacionales en esta fase de repliegue, según fuentes diplomáticas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ya ha anunciado que retirará 34.000 efectivos de Afganistán de los 68.000 que todavía tiene allí este año.

España, que ya ha retirado el diez por ciento de sus 1.500 efectivos, confía en poder acelerar el ritmo del repliegue -de manera que todas las tropas españolas salgan este año de Badghis, donde está el grueso del contingente español --si se cumplen los objetivos de la misión sobre el terreno, no se afecta a la seguridad de las tropas españolas y aliadas y se garantiza la coordinación con el resto de fuerzas aliadas.

Los aliados discuten varias rutas para facilitar el repliegue de equipos y materiales, dado que "la tendencia es a dejar poco" sobre el terreno, aunque será una decisión nacional de cada país, según fuentes diplomáticas.

España estudia tres rutas posibles, incluida la terrestre por Pakistán y desde Karachi en barco a España, la más barata y menos segura por lo que no permite utilizarla para traer de vuelta munición y armamento, la ruta en avión a Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y en barco a España, la opción más cara, y una tercera intermedia en avión desde Herat hasta Bakú (Azerbaiyán), por carretera hasta el puerto georgiano de Poti y en barco hasta España, la más complicada, pero también más barata. El personal militar español volverá en vuelo directo.

LA NUEVA MISIÓN, EN EL AIRE

No se espera en cambio que avancen detalles de la nueva misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia que la OTAN se ha comprometido a mantener sobre el terreno a partir de 2015 para seguir apoyando a las fuerzas afganas, incluido el número de efectivos necesarios, la distribución por zonas o el apoyo mutuo que se prestarán los aliados, aspectos que los planificadores militares aliados avisan de la necesidad de concretar para abril o de lo contrario la planificación se hará "mal y tarde", según fuentes diplomáticas.

La falta de acuerdo entre Estados Unidos y el Gobierno de Hamid Karzai sobre la inmunidad que reclama Washington para mantener tropas más allá de 2014 en Afganistán ha paralizado el proceso para avanzar en la planificación de la misión, "condición necesaria" dado que servirá de base para que la OTAN negocie el suyo "con adaptaciones", según fuentes diplomáticas.

Al día siguiente, viernes, el nuevo comandante de ISAF, general estadounidense Joshep Dunford, informará a los aliados y al resto de socios que contribuyen a la misión en Afganistán, junto al titular de Defensa afgano, Bismullá Jan Mohammadi, sobre el proceso de relevo a escasas semanas de que las fuerzas afganas asuman en marzo las operaciones de combate en todo el país.

Este paso, permitirá a las fuerzas internacionales asumir un mayor papel de asesoramiento y apoyo y avanzar en el grueso del repliegue, que debe completarse a finales de 2014.