La organización de la Maratón de Madrid baraja tomar medidas extraordinarias

El presidente del Maratón de Madrid, Guillermo Jiménez, ha señalado este martes que anoche mismo mantuvo conversaciones con el Ayuntamiento de Madrid y con la Delegación del Gobierno para valorar el atentado de la maratón de Boston. 

Ha indicado que es probable que se tomen "medidas extraordinarias" para reforzar la seguridad del evento que prevé reunir a 26.000 corredores el domingo 28 de abril.

 

Jiménez, quien ha aprovechado la ocasión para dar el pésame a las familias de las víctimas mortales, ha anunciado que previsiblemente el viernes mantendrán una primera reunión de trabajo con Delegación de Gobierno con el objetivo de identificar en qué puntos del recorrido se debe reforzar la seguridad.


Sobre las medidas de seguridad ya previstas para la carrera popular, Jiménez ha señalado que participan "un total de 3000 voluntarios, 450 policías municipales, 100 miembros de seguridad privada y 180 policías nacionales". No obstante, ha recalcado que el evento discurre a lo largo de 42 km y "nunca estás en la cabeza de este tipo de personas" por lo que "no sabes que pueden hacer".

Con todo, desde la organización aseguran que no ha habido ninguna baja posterior al atentado de Boston y han recalcado que los ciudadanos no pueden estar "al albur de este tipo de personas que quieren cercenar las libertades" de los ciudadanos.