La oposición tumba una moción del PP sobre el hospital y pacta una más exigente

Imagen del pleno del Ayuntamiento celebrado esta mañana (Foto: F. O. L.)

Los grupos de la oposicion se han unido para rechazar una mocion del PP sobre el hospital, la misma de hace cinco meses y que ven poco exigente.

Los grupos de la oposición se han unido para rechazar una moción del PP sobre el hospital, la misma de hace cinco meses y que ven poco exigente. Este es el motivo unánime por el que Ciudadanos, PSOE y Ganemos han explicado que apoyaban la moción de C's, mucho más contundente en el tono y, especialmente, con muchas otras reivindicaciones como mantener el hospital en buenas condiciones mientras duran las obras, acabar el nuevo en 2018 (antes de lo que quiere la Junta), reducir las listas de espera o dotar la plantilla sin más recortes muy diferentes a las peticiones del PP.

 

El debate ha hecho evidente que los grupos de la oposición querían acabar con las mociones del PP sobre el Hospital, que consideran complacientes. En primer lugar leyó la concejala popular María José Fresnadillo el texto de la moción popular, similar a la de hace unos meses salvo novedades de última hora como la crítica al corte eléctrico de hace unas semanas. Después, le tocó el turno a la concejala de C's Ana Suárez. La moción de Ciudadanos critica el desprecio de la Junta al hospital salmantino y la desastrosa situación del centro tras años de retrasos en las obras y recortes de medios.

 

"Es evidente la diferencia entre nuestras mociones", ha explicado Suárez al equipo de Gobierno, al tiempo que añadía que, en los términos que la había presentado el PP, "su moción no era lícita" porque "habla de realidades diferentes". "No vamos a instar a nada, vamos a exigir", ha diferenciado Suárez al tiempo que le ha pedido al grupo popular "que esté al lado de los salmantinos" y no de los intereses de partido. Además, ha animado al PP a votar la moción de C's y hacer "lo que tiene que hacer, caiga quien caiga".

 

La discrepancia reside en el tono de denuncia del deterioro y la mala situación que atraviesa el Hospital, el desánimo del personal, la falta de eficacia o el mal estado de las instalaciones; en que la oposición considera una mala decisión haber ascendido al anterior gerente del complejo a gerente de Sacyl, algo que entienden como una respuesta inadecuada del consejero de Sanidad; en que se quieren frenar las externalizaciones a clínicas privadas; en que, mientras duran las obras, se exige mantenimiento del actual edificio y que no se pare la actualización tecnológica; mantener plantilla y ratios; y mejorar la gestión de las listas de espera con límites claros: seis meses máximo para operar y 30 días para consulta en especialista.

 

La sorpresa ha llegado cuando, en su turno de intervenciones, Ganemos y PSOE han mostrado su conformidad con los términos de la moción de Ciudadanos y su rechazo a la del PP.  "Ustedes han visto como se paralizaban las obras y se se han adherido a las mareas blancas", le ha criticado la concejala de Ganemos Pilar Martín, que ha añadido que la gestión del PP ha hecho que el Hospital deje de ser un centro de excelencia y que "se hunde porque ustedes quieren externalizar". "No vengan ahora con una ponencia que es un canto al sol", ha dicho.

 

En los mismos términos se ha pronuciado el concejal socialista Arturo Ferreras, que ha acusado al PP de decir que el Hospital está bien porque mantiene su nivel 4 "cuando cada año empeora" y que ha criticado las veces que ha rechazado iniciativas del PSOE y que traigan una moción "como la del pasado día 1 de abril cuando la situación ha empeorado". Por eso, ha pedido una serie de medidas para impulsar las obras y que acaben en 2018, reducir la lista de espera, asegurar el mantenimiento de la plantilla y su mejora, acabar con las externalizaciones o mejorar el transporte de los pacientes. Ha pedido a C's que acepte estos puntos, y la formación naranja los ha incluído.

 

En su réplica la concejala popular ha endurecido su tono y después, al comprobar que el acuerdo entre la oposición era total, el alcalde ha lanzado una oferta para que los grupos dejaran sobre la mesa las mociones, tanto la del PP que iba a ser rechazada como la de C's con la que la oposición iba a imponer su criterio al equipo de Gobierno. La negativa rotunda de la concejala Ana Suárez y su grupo a hacerlo ha rematado la cuestión.

 

De este modo, la oposición censura la postura poco crítica del alcalde ante la Junta y le marcan a Mañueco las pautas en la reivindicación de la mejora que un movimiento social como las mareas blancas ha puesto de manifiesto. Es el primer pulso que la oposición le gana al PP de Fernández Mañueco en el Ayuntamiento, y primera moción que los partidos de oposición imponen ante las mayorías absolutas de los últimos 20 años.

Noticias relacionadas