La oposición se une para reprochar a Mañueco su pasividad en el barrio de Buenos Aires

Manifestación de vecinos en el barrio de Buenos Aires.

Los tres grupos de la oposición, PSOE, Ciudadanos y Ganemos, se unen para recordarle al alcalde su incumplimiento en los compromisos adquiridos tras el último tiroteo en julio. El grupo de trabajo que anunció Mañueco sólo se ha reunido una vez y hace más de dos meses.

La peor pesadilla de Fernández Mañueco, el supuesto 'tripartito' que, según el alcalde, se une para tomar decisiones perjudiciales para Salamanca, ha decidido volver a unirse. Esta vez será para echar en cara al equipo de Gobierno el nulo cumplimiento de los compromisos con el barrio de Buenos Aires, azotado por numerosos problemas que periódicamente salen a la luz en forma de conflictos, y pese a lo cual las medidas efectivas nunca se concretan.

 

Los grupos municipales de la oposición, PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca, han anunciado una rueda de prensa conjunta para denunciar los constantes incumplimientos del equipo de Gobierno con este barrio. Algo que viene ya de la anterior legislatura y que se ha repetido tras la elección de la nueva corporación.

 

Ni siquiera los constantes altercados han servido para que el Ayuntamiento, pero también la subdelegación del Gobierno y la Junta, a los que los vecinos señalan como responsables, hayan tomado cartas en el asunto. Tras registrarse el pasado día 24 de julio un tiroteo entre dos familias en el barrio, los vecinos bloquearon el tráfico en señal de protesta y para visualizar su problema, conocido pero ante el que las autoridades no hacen nada a su juicio.

 

La respuesta municipal fue anunciar un grupo de trabajo sobre el futuro del barrio. Insuficiente según los grupos de la oposición cuando este tipo de altercados han sido, por desgracia, frecuentes en los últimos años sin que se hayan tomado cartas en el asunto de manera real.

 

El pasado septiembre empezó sus reuniones el órgano propuesto por el alcalde para el trabajo sobre Buenos Aires, un grupo de trabajo del que poco se ha vuelto a saber a pesar de las constantes preguntas de los grupos municipales de la oposición en diferentes comisiones. De hecho, no se ha reunido en más de dos meses tras su única convocatoria. Esta fue la respuesta municipal a las constantes peticiones de ayuda por parte de las asociaciones de vecinos de Buenos Aires, que se declaran hartos de reuniones y de que no se haga nada para evitar que el barrio se convierta en un gueto de narcotráfico y exclusión.

 

También hay críticas para Subdelegación y Junta, que se comprometieron a tomar medidas de las que nada se sabe en materia de seguridad y urbansimo.