La oposición pedirá explicaciones por el último favor del Ayuntamiento a Aesco

El presidente de Aesco, Benjamín Crespo, uno de los impulsores de la nueva asociación empresarial, junto a Fernández Mañueco en el balcón de la Plaza Mayor.

PSOE, Ciudadanos y Ganemos lamentan que no se les haya informado y tienen dudas sobre la legalidad de la exención que sólo se puede tramitar a través de esta asociación.

Los tres grupos de la oposición, PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca, coinciden en que pedirán explicaciones sobre el último 'favor' que el Ayuntamiento, comandado por Alfonso Fernández Mañueco, le ha hecho a Aesco. El consistorio ha decidido que todos los comercios de Salamanca tendrán que dirigirse a un correo electrónico de Aesco, una asociación privada de la que no todos forman parte, y que tramitará la exención de la tasa de instalación de carteles. Quien no lo haga por esta vía, no podrá acceder a la bonificación de este impuesto municipal.

 

En la oposición, los tres grupos coinciden en varias cosas. La primera, que esto se decidió sin haber informado a nadie. El asunto de la exención no ha pasado ni por comisión de Hacienda ni por policía administrativa, que serían las dos áreas con cierta responsabilidad sobre el tema: una pone los impuestos y la otra comprueba que se paga la tasa.

 

La segunda, que hay dudas sobre la legalidad de esta decisión. La ordenanza fiscal que regula esta tasa no contempla en su articulado ningún tipo de bonificación o exención posible. De hecho, fue muy polémica porque obliga a pagar por carteles o rótulos que ya están instalados y que nunca habían pagado. Tampoco están conformes con esta especie de encomienda de gestión hecha a una asociación privada de una gestión municipal.

 

Y por último, no están conformes con que la decisión lleve el sello de un decreto de alcaldía, la fórmula que a todas luces se ha utilizado para imponer la decisión de rebajar el impuesto correspondiente en una fecha concreta. Y no les vale la excusa de que ya se hizo en Navidad, porque creen que hay sectores que cargan con una gran presión fiscal y a los que no se hacen exenciones.