La oposición hará valer su mayoría para dar carpetazo al caso El Corte Inglés en Salamanca

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, y el concejal de Ganemos, Gabriel Risco.

PSOE, Ciudadanos y Ganemos hacen bloque con una fórmula urbanística y una propuesta de compensaciones para cerrar de una vez el expediente de las licencias anuladas. Aprovecharán su mayoría para frenar cualquier maniobra de bloqueo del alcalde.

FOTO DE DOS, ACUERDO DE TRES

 

La imagen de los concejales de Ciudadanos y Ganemos Salamanca dando una rueda de prensa conjunta no se había visto todavía esta legislatura, pero evidencia la unidad que mantiene la oposición en el tema de El Corte Inglés. Eso, al margen de la ausencia del PSOE, que declinó la oferta para 'hacerse la foto', pero no porque no esté de acuerdo con la medida que van a impulsar entre los tres. Tanto C's como Ganemos tiene claro que los socialistas no estaban en la foto, pero sí en todo lo demás. Y así lo ha expresado el portavoz socialista. "Esta es la visión general de la oposición aunque no esté el PSOE", ha zanjado el portavoz de C's.

Los tres grupos de la oposición están dispuestos a hacer valer su mayoría en el pleno para sacar adelante de una vez una solución para el caso El Corte Inglés y evitar que los desmanes de los últimos años acaben por suponer un daño para los 700 empleos directos que crea en Salamanca la empresa de los grandes almacenes. Así lo han expresado dos de los portavoces y el concejal del tercer grupo que no han dudado en poner sobre la mesa incluso la opción de forzar un pleno extraordinario si Fernández Mañueco se negara a aceptar la solución que le plantean.

 

Para ello, aprovecharán su condición de bloque de mayoría. Tras las últimas elecciones el alcalde se tuvo que conformar con muchos menos concejales de los que tenía y con gobernar en minoría tras permitírselo uno de los grupos, Ciudadanos, pero esta situación ha limitado notablemente su margen de maniobra. Con todo, son varias las maniobras de bloqueo que tiene en marcha en cuestiones que la oposición quiere ver avanzar, como el diálogo social o mociones como las del Hospital o el registro de proveedores.

 

Para evitar esta situación, la oposición jugará la carta de su mayor número de concejales si, llegado el caso, el alcalde se empeña en dilatar una solución. La mayoría le va a servir, de entrada, para que el equipo de Gobierno tenga que analizar la propuesta que han hecho para elaborar una nueva modificación puntual: los tres grupos quieren que los técnicos municipales la valoren para un futuro dictamen en comisión que la lleve después a un pleno para aprobarse. En caso de problemas con la convocatoria de pleno, ya está prevista una salida.

 

 

ACTITUD IRRESPONSABLE

 

Los tres grupos consideran que el alcalde está actuando de manera irresponsable en esta cuestión y que lo que ha planteado, una moratoria de dos años a la actual normativa urbanística, no es ni mucho menos una solución. "La responsabilidad empezaba hace un año cuando tuvo en su mano sentarse con los demandantes y a día de hoy estaría resuelto. Ese hubiera sido un buen momento para ser responsable y no lo fue", ha dicho el portavoz de Ciudadanos, Alejandro González. "Eso no es una solución, es volver a adoptar una posición que es una huída hacia adelante", ha dicho el concejal de Ganemos, Gabriel Risco. "En ningún caso queremos el cierre de El Corte Inglés en Salamanca porque hay muchos puestos de trabajo. Hay que preguntarse quién nos ha traído a esta situación y quien debe solventarla. Es el señor Mañueco, que ha esperado hasta el último minuto de la prórroga para plantear una salida que no es una solución", ha dicho el portavoz del PSOE, José Luis Mateos.

 

Los tres han descartado ninguna fisura en este aspecto a pesar de la puesta en escena y precisamente han optado por dejar solo a Fernández Mañueco porque no están conformes con la medida que propone y que el PP ha aprobado en solitario, una prórroga de dos años que nadie sabe si pondrá la situación a salvo de una posible ejecución judicial. Así, el alcalde está ante su responsabilidad: si lo que ha hecho no sale bien, no podrá eludirla.

 

Frente a esta 'huída hacia adelante', los grupos de la oposición plantean una solución bien definida. No se legaliza nada directamente, como pretendía el PP en el Ayuntamiento, sino que se pide poner en marcha un instrumento, una modificación puntual, que parta del hecho de que el centro comercial ocupó suelo por un enorme valor y que no se corresponde con lo que debía. Se calculan las compensaciones necesarias para reequilibrar la situación y se da una solución. En total, seis meses de tramitación para dar salida a un problema que ya dura 12 años.

 

 

LAS COMPENSACIONES

 

La forma definitiva del acuerdo tendrá que incluir una propuesta de compensaciones. La propuesta inicial es conseguir que el huerto de las Adoratrices pase a la ciudad, se ejecute allí un proyecto del arquitecto Álvaro Siza, se recupere una calle y pase a disfrute de la ciudadanía. La idea precisa de un acuerdo a varias bandas, porque el solar de Adoratrices es propiedad de la Fundación Caja Duero y recuperar el proyecto del prestigioso arquitecto portugués obligaría a poner una cifra con, al menos, seis ceros. La oposición está dispuesta a negociar con el equipo de Gobierno la aprobación de esta medida y a debatir con los técnicos municipales los flecos técnicos, y también a consensuar otro modelo de compensaciones menos enfocado.

Noticias relacionadas