La oposición evita que el Ayuntamiento recurra la sentencia del bus sin consultar al servicio jurídico

El concejal y presidente de la comisión de Contratación, Fernando Castaño.

La decisión queda sobre la mesa por decisión de presidente de la comisión informativa, y a la espera de que los servicios técnicos y jurídicos aclaren la situación en la que queda el contrato, posibles indemnizaciones y consecuencias del recurso.

Los grupos de la oposición y el presidente de la comisión de Contratación, Fernando Castaño, han impedido que el equipo de Gobierno sometiera a decisión inmediata un posible recurso contra la resolución que anula el contrato del bus urbano. El grupo popular ha asumido la decisión de la mayoría de la comisión informativa que ha forzado a dejar sobre la mesa la decisión de recurrir esta sentencia contra el contrato más millonario del Ayuntamiento, rodeado desde su adjudicación de dudas sobre unos pliegos que limitaban la competencia.

 

La comisión informativa de Contratación tenía previsto valorar esta mañana si se recurría o no la sentencia, pero el presidente de la comisión, de Ciudadanos, de acuerdo con el resto de la oposición ha decidido dejarlo sobre la mesa. El motivo, que se ha pedido información a los servicios jurídicos sobre las diferentes aristas de esta resolución contra el Ayuntamiento de Salamanca; ha dicho que Ciudadanos no se pronunciará sobre el recurso hasta tener toda la información.

 

"Se nos pide que recurramos a favor de unos pliegos que no nos gustan", ha asegurado, motivo por el cual ha pedido saber qué consecuencias podría tener tanto un recurso inmediato como un posible resultado adverso; si sobre ello debe decidir el pleno o si es potestad del alcalde; y el riesgo de enfrentarse a una compensación millonaria si efectivamente el contrato no es válido al anularse y si hay que repetir el proceso de licitación.

 

En una comparecencia, Fernando Castaño ha calificado la resolución del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León como "justicia salomónica" que "no deja contento a nadie". La resolución anula el contrato del bus urbano porque no se publicó previamente en el boletín de las comunidades europeas, algo obligatorio, "me parece exagerado anular un pliego por falta de una comunicación", ha dicho Castaño.

 

No obstante, el presidente de la comisión de Contratación ha ido al fondo del asunto y aunque está seguro de que los pliegos con los que se adjudicó el contrato del bus (144 millones en doce años) no se saltan la legalidad, no le parecen los mejores. "Esos pliegos no serían aprobados hoy tal y como están", ha dicho, "porque ¿qué clase de pliegos son esos en los que una empresa como Globalia no cumple con la solvencia técnica?", se ha preguntado en alusión clara al grupo de Juan José Hidalgo, con más de 40 años de experiencia en transporte de pasajeros y que no se presentó en su día porque entendía que sólo una empresa, la que ya tenía el servicio, podía cumplir lo requerido. Castaño ve un acto "oscuro" en la elaboración del pliego de requisitos.

 

Castaño ha insistido en que los pliegos aprobados en su día no se cambiaron, y que para entenderlo había que acudir a Barrio Sésamo. "Es una pregunta tipo Barrio Sésamo: con y sin. Con mayoría absoluta y sin mayoría absoluta", ha explicado en su habitual tono desenfadado. En todo caso, ha pedido actuar con responsabilidad para no perjudicar al Ayuntamiento, como es su obligación, pero políticamente rechaza las características de los pliegos del contrato, que ya fueron criticados por el PSOE en 2014 antes de la adjudicación. "Aunque pudieran ser legales, son imperfectos", ha dicho Castaño que insiste en que "si se detectara que limitan la concurrencia, se deben corregir".