La oposición empuja a Mañueco a protestar por el trato de la Junta al Hospital

Cabero y Fernández Mañueco en un pleno.

El grupo popular aprueba la contramoción que ha elaborado para responder a la del PSOE que exigía a Sacyl que no tocara la plantilla del complejo hospitalario. El PP salmantino lamenta que la oposición rechace su oferta de consenso, pero tiene que adoptar una posición reivindicativa.

Sin consenso y con puntos de vista diferentes, pero finalmente el Ayuntamiento de Salamanca protestará por el trato que la Junta dispensa al complejo hospitalario en la última reordenación de plantillas, en la que el hospital salmantino es el único que pierde personal, y lo hace en gran número, con 91 personas menos. Y lo hará a partir de una moción aprobada en el pleno de este viernes por el grupo popular, que se ha visto empujado por la oposición a tomar una postura reivindicativa más allá de la que había adoptado hasta hace solo unas semanas, en las que se ha situado más cerca de la postura del consejero de Sanidad que de las quejas de personal y oposición.

 

Este es el resultado del último debate público en la ciudad sobre si el Ayuntamiento de Salamanca, con su alcalde a la cabeza, se opondría o no a la reducción de plantilla que Sacyl pretende aplicar en el hospital. Hasta ahora, y según ha denunciado el PSOE, el equipo de Gobierno y Fernández Mañueco habían adoptado una posición pasiva que se evidencia en la multitud de ocasiones en las que ha rechazado mociones como la de hoy. De hecho, hace dos años, a principios de 2013, el grupo socialista ya presentó una moción para que se vigilara la reordenación de plantillas hospitalarias, y el PP votó en contra.

 

Sin embargo, la postura ha variado por el importante debate que, alimentado por la oposición, ha generado el trato de Sacyl hacia el hospital, que es el único que pierde personal en toda Castilla y León y que lo hace cuando atraviesa un momento delicado, con sus obras en marcha, pero con un retraso de 7 años respecto a la fecha inicial; con los MIR cada vez menos interesados en formarse en Salamanca; y con el efecto que las jubilaciones de médicos y los ajustes de personal han hecho sobre la plantilla y, más importante, sobre la calidad asistencial, con listas de espera crecientes. Todo esto lo ha puesto de manifiesto la oposición, que también ha criticado que el PP salmantino no haya estado más despierto y reivindicativo para frenar todas estas situaciones.

 

La gota que colmó el vaso fue el anuncio, semanas atrás, de una moción de la oposición exigiendo que se rechazara la reducción de plantilla y que se dejara de maltratar al complejo hospitalario, al tiempo que se pedían más medios e inversión acordes a la categoría del hospital salmantino, el más grande de Castilla y León. Algo que obligó al alcalde a reaccionar anunciando un texto alternativo.

 

La respuesta de Fernández Mañueco fue una contramoción para recuperar la iniciativa en este tema y la oferta de consenso. Sin consenso, pero forzado por la oposición, el grupo popular ha aprobado su propia moción, en la que pide que se reconsidere el plan de ajuste de plantilla y se tomen medidas necesarias para que el complejo cuente con el personal y medios necesarios para funcionar como un referente. Una redacción que el PSOE sigue considerando tibia, aunque finalmente, y en el debate, el portavoz popular Fernando Rodríguez sí ha hablado de exigir que se  pare la reducción de médicos y enfermeros.

 

La polémica ha estado en los motivos de esta moción, que el PP entiende como electoralistas y oportunista, algo que desde la oposición ha negado Arturo Ferreras, que ha recordado a Rodríguez que llevan desde 2012 reclamando actuaciones para evitar que se viera deteriorada la calidad de la atención y la investigación en el hospital. Al tiempo, ha recordado al PP el tiempo que han tardado en sumarse a la reivindicación y lo oportunista de reunirse, este jueves, con la junta de personal del complejo hospitalario.