La oposición critica un programa de ferias y fiestas monótono, sin actos en los barrios y en el que no han podido decir nada

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y el concejal de Cultura, Julio López. Foto: EP

La oposición critica que el cambio político no se ha trasladado a la elaboración del programa festivo de 2015 y que se lo han encontrado hecho: quieren más participación y dudan de si se deben seguir organizando a través de la fundación o si deberían ir a comisiones y pleno.

A BUSCARLO A LA OFICINA DE TURISMO

 

Los portavoces de la oposición tendrán que ir a recoger el programa a la oficina de turismo de la Plaza Mayor si quieren enterarse de todas las actividades, ya que, según critican, el equipo de Gobierno no les ha dado más que alguna pincelada. Concretamente, lo único que saben es lo que se les dijo en una comisión el mismo día que el alcalde presentó las líneas generales de las Ferias y Fiestas 2015.

Los grupos de la oposición no están conformes con el papel de comparsa que el equipo de Gobierno les ha reservado para la elaboración del programa de Ferias y Fiestas, un compendio de actividades que no les satisface, en el que echan de menos más participación, que califican de monótono y en el que ponen de relieve la falta de eventos festivos en los barrios de la capital. Unas valoraciones que no distan mucho de las que recibió el avance del programa y que les llevan a pedir un cambio en el modo de organizarlas y más transparencias en el gasto que se hace.

 

Los grupos, que aseguran que se les ha dado el programa hecho, lamentan que este trabajo no haya respetado la nueva realidad política del Ayuntamiento. Tienen claro que se elaboraron mucho antes de las elecciones y que, después, no se les han dado las explicaciones suficientes. De hecho, se han limitado a una sucinta información en una comisión informativa, sin documentación por escrito que, a día de hoy, no han recibido en ningún caso.

 

"No hay ninguna información detallada del coste ni de cómo se ha elaborado el programa", lamenta José Luis Mateos (PSOE), que no entiende "que el cambio político que se ha producido en el Ayuntamiento no se haya trasladado al programa de Ferias y Fiestas". Tanto Mateos como Virginia Carrera (Ganemos) ponen de manifiesto que en el patronato de la Fundación, donde están los grupos, no se ha reunido para tratar este tema, lo que significa que el equipo de Gobierno conserva el control de las Ferias y Fiestas aunque está en minoría.

 

Desde Ganemos apuntan que, en futuras ediciones, será necesaria más participación de los grupos políticos y que, incluso, habría que plantearse si las fiestas se tienen que seguir organizando y pagando desde esta fundación municipal y no a través de las comisiones y en el pleno. "No hemos tenido ninguna posibilidad de decir nada, nos lo hemos encontrado hecho", lamenta Carrera. El PSOE demanda más información sobre el coste y los contratos que se hacen.

 

Mateos considera el programa "más de lo mismo" y una propuesta "monótona" en el que está claro que faltan ideas y que no hay innovación que sí se podría aportar escuchando a más colectivos y asociaciones vecinales; este año participan algunas en acciones puntuales. Ganemos cree que debe pedirse la participación de los grupos teatrales y musicales de la ciudad, además de todas las asociaciones vecinales (no solo una) y agrupaciones, además de los grupos políticos. "No ha habido un proceso participativo abierto para elaborar el programa", asegura Mateos.

 

 

NI UN SOLO ACTO EN LOS BARRIOS

 

Los grupos coinciden en una carencia importante: las fiestas no llegan a los barrios. No hay ni un solo acto en el programa dedicado exclusivamente a los barrios de la capital y hay que buscar en alguna actividad deportiva alejada del centro o, como más lejos, en los eventos que son o parten del casco histórico. "Se debe plantear un programa más descentralizado, hay barrios que no se enteran de que estamos en fiestas salvo por los fuegos artificiales o si van al centro", asegura Mateos. "No hay ninguna actividad en los barrios, hay que dar pie a que las asociaciones vecinales puedan decidir como ha hecho el barrio del Oeste, pero ¿por qué no el resto?", dice Carrera.