La oposición critica que se multe a posteriori y la falta de vigilancia de la fiesta privada en la Plaza Mayor

Los grupos piden el cumplimiento estricto del reglamento y que el equipo de Gobierno lleve a cabo una vigilancia de los permisos que se dan.

La oposición en el Ayuntamiento ha mostrado su disconformidad con la actuación del equipo de Gobierno en el caso de la fiesta privada que ocupó el viernes por la noche buena parte del pabellón de Petrineros. El montaje, que ocupaba cerca de 40 metros y numerosos elementos fuera de la estética reglamentaria en la Plaza Mayor, será objeto de un expediente por haber superado los términos de la autorización municipal. Y es precisamente mayor celo en el cumplimiento del nuevo reglamento y vigilancia de las autorizaciones que se dan lo que le piden los grupos de la oposición al equipo de Gobierno.

 

Para José Luis Mateos, del PSOE, "resulta difícil de entender que se actúe a posteriori" con el aviso de un expediente. "Todo tipo de eventos que se realicen en la Plaza Mayor tienen que ser vigilados y evitados en la medida de lo posible si se extralimitan en los usos contemplados por la normativa", asegura el portavoz socialista, que entiende que "no parece lo más lógico dejar hacer sin vigilar". Para Mateos, los permisos para aprovechamientos del ágora deben ser excepcionales porque "si en cualquier sitio hay que ser cuidadoso, más en la Plaza Mayor".

 

Virginia Carrera, portavoz de Ganemos Salamanca, exige el "cumplimiento riguroso de la normativa" para todos los establecimientos y entiende que no basta con tener permiso y extralimitarse, que es la situación que se ha producido. Para Carrera "ha faltado vigilancia y planificación como en muchas actuaciones de este Ayuntamiento".