La oposición arrebata a Mañueco la concesión sin control de subvenciones

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en la presentación del plan de regeneración urbana.

Los grupos fuerzan al equipo de Gobierno a poner en marcha el plan estratégico de subvenciones: se aprobará en el plazo de cinco meses para que se concedan en una convocatoria abierta. Hasta ahora, muchas las da la alcaldía sin criterios conocidos.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá en el plazo de cinco meses un plan estratégico de subvenciones y, fundamentalmente, un nuevo método para su concesión que impedirá a la alcaldía conceder muchas de ellas 'porque sí' sin basarse en criterios transparentes. Tras muchos años de intentos, la nueva situación en el Ayuntamiento ha obligado al equipo de Gobierno del PP a aceptar el final de las subvenciones concedidas 'por la gracia del alcalde' y el paso a un sistema de concurrencia pública.

 

Esto pondrá coto a situaciones injustas que se dan en la actualidad: el Club Hípico percibe 20.000 euros anuales mientras otros 60 beneficiarios, entre ellos rogramas como la universidad de la experiencia, las 27 asociaciones de víctimas de enfermedades, el comedor de los pobres o Proyecto Hombre, con actividad diaria, se tienen que conformar con cantidades inferiores.

 

Los concejales socialistas Arturo Ferreras y Arturo Santos.

 

Según ha dado a conocer esta mañana el PSOE, este viernes se debatirá una moción conjunta de los grupos para desarrollar el primer plan estratégico de subvenciones del Ayuntamiento de Salamanca. El impulso ha correspondido al grupo socialista, aunque hace unas semanas Ganemos ya puso sobre la mesa la necesidad de cambiar el modelo por el que se rigen las subvenciones.

 

 

CONVOCATORIA EN VEZ DE 'GRACIA'

 

En la actualidad, muchas las decide de manera personal el alcalde y se tramitan a través de alcaldía, que las aprueba por decreto. Según ha reconocido el concejal socialista Arturo Ferreras, los grupos municipales no están de acuerdo con algunas de las que se conceden actualmente por este método y eso es lo que quieren cambiar. El objetivo es acabar con el hecho de que las subvenciones dependan de las buenas o malas relaciones con alcaldía y se quiere "pasar de una concesión graciable a una por criterios de objetividad" porque es injusto hacerlo como hasta ahora.

 

El plan estratégico se desarrollará durante los próximos cinco meses, con lo que las de este 2016 serán las últimas subvenciones que se den 'por la gracia del alcalde'. A partir de ahora, el objetivo es que se abran a la concurrencia y que se establezcan una serie de criterios para que, quien lo desee, acuda a una convocatoria pública. Actualmente, no hay convocatoria ni se conoce en base a qué criterios se conceden muchas de ellas. A partir de la aprobación del plan, sólo se concederán subvenciones directas de manera excepcional, para supuestos en los que no sea posible realizar previa convocatoria pública  y que sean destinadas a actividades de interés público, social, económico o humanitario de especial protección.