La ‘operación Atalaya’ continúa abierta con trece detenidos

Nuevo golpe. La Guardia Civil se ha incautado de 20.000 euros, once vehículos, más de cinco kilos de droga y documentos falsos. Objetivo. Para Alejo es prioridad poner ante los jueces a los narcotraficantes
E. GÓMEZ

La Guardia Civil ha conseguido detener hasta el momento en la operación Atalaya a trece personas, aunque las investigaciones continúan abiertas. Así, al menos, lo confirmó ayer el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, quien insistió en que su objetivo y el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es el de “atacar la raíz del tráfico de estupefacientes y perseguir, investigar y poner delante de los jueces a los que se dedican a traficar con droga e introducirla en Castilla y León”.

En concreto, Alejo especificó que la operación se inició el 28 de agosto de 2009, con la detención del jefe de esta banda de narcotraficantes que introducía la droga en Castilla y León, en un hotel de Benidorm, Amancio García Carro, El Rubio. Precisamente, desde ese día y hasta el 19 de febrero se han detenido a trece personas y la Guardia Civil se ha incautado de 20.000 euros, once vehículos, más de cinco kilos de sustancias y documentación falsa.

A raíz de esta detención, el siguiente golpe contra el narcotráfico en la región se produjo el 9 de septiembre del pasado año, en la operación Lobezno, donde se detuvo a seis personas. Previamente, los días 2 y 3 del mismo mes se detuvo a otra persona más. Finalmente, las últimas detenciones se registraron en febrero. Concretamente, el 2 de febrero, la Guardia Civil detuvo a una persona, H. L. P, de 40 años, ante un inminente envío de droga de Madrid a Salamanca, y se procedió al registro de un domicilio en Madrid, donde los agentes se incautaron de 1,5 kilos de cocaína y un kilo de heroína, así como otras sustancias y elementos empleados para adulterar la droga. Otro de los arrestados es E. B. C., la persona que actuaba como lugarteniente de El Rubio, y el día 17 de febrero, el matrimonio, J. A. R. E., alias Peluso de 30 años y M. M. V. P. conocida como Marujina, de 26 años, encargados de recibir la droga y distribuirla a través de pisos francos, también fueron detenidos. Ambos tienen pendientes de cumplir condenas de nueve y ocho años de cárcel por tráfico de drogas. El último detenido hasta el momento, el pasado viernes, fue M. A. P. M., natural de Valladolid, en Arroyo de la Encomienda (Valladolid), en el registro domiciliario que se saldó con la incautación de más de 1,4 kilogramos de heroína y abundante sustancia. “Se ha tratado de ir a la cabeza y luego a las ramificaciones y hemos conseguido que esa estructura esté sin cabeza”, indicó el general jefe de la zona de Castilla y León de la Guardia Civil, Alfonso Santos Ferreiro, quien señaló que “si alguna ramificación ha quedado o si se produce una restructuración”, la Guardia Civil “seguirá trabajando en ello”.

De los trece detenidos, doce están en prisión, menos la mujer colombiana que se encontraba con Amancio en el hotel, que está en libertad con cargos. Por último, señaló que “la operación no está terminada y seguiremos trabajando para rematarla”.