La oferta estatal de empleo sube un 71%: la del Ayuntamiento, congelada por no cumplir con Montoro

El suspenso al examen de Hacienda está detrás de la escasa oferta laboral para 2016 del Ayuntamiento, que queda en evidencia con el incremento del empleo público estatal.

La oferta de empleo público prevista por el Ayuntamiento de Salamanca palidece ante el despliegue que ha hecho la administración central, y no se trata de número absolutos, sino del incremento de las plazas que se ofrecen. Una mejora que deja en evidencia al consistorio, que sigue aplicando criterios 'de crisis' para su oferta laboral de 2016. Algo que se explica por la mala nota que ha sacado en el examen de sus cuentas en 2015, en las que ha incumplido los objetivos de estabilidad y que le obligarán a poner en marcha un nuevo plan financiero.

 

No hay más que comparar la oferta en términos relativos para ver la diferencia. Así, El Gobierno ha aprobado este viernes la Oferta de Empleo Público (OEP) para 2016, que incluye 13.427 plazas de nuevo acceso y 5.694 de promoción interna. Lo importante es que las plazas de nuevo ingreso se han incrementado un 62% respecto a 2015 y las de promoción interna, un 20,2%; para la Administración General del Estado (AGE) son un 71% más que en el año anterior.

 

Por contra, la oferta laboral del Ayuntamiento de Salamanca permanece congelada como si estuviéramos en plena crisis. Hace sólo unos días que el equipo de Gobierno ha aprobado una oferta de sólo 14 plazas para todo 2016, menos incluso que en 2015 (quince fueron) lo que ha generado las protestas de sindicatos como CCOO que, directamente, consideran que puede ser una oferta ilegal. Pero lo que sí es, es una oferta de administración en la que las cuentas no son del todo buenas.

 

El motivo de semejante escasez de oferta tiene que ver con el incumplimiento de los objetivos de estabilidad marcados por el Ministerio de Hacienda. Las administraciones que no cumplen, caso del Ayuntamiento de Salamanca que se ha desviado 7 millones de euros, tienen importantes limitaciones para la contratación. En concreto, si se cumple se puede reponer al 100% el personal de baja o jubilado en servicios esenciales (Policía, Bomberos, servicios sociales) y un 50% el resto; y si no, sólo la mitad de los primeros.

 

Esto es lo que le ha pasado al Ayuntamiento de Salamanca, que se ha tenido que conformar con cuatro incorporaciones para la Policía Local, cinco para Bomberos y cinco técnicos: uno para el OAGER, un ingeniero superior de caminos, un ingeniero técnico agrícola, un arquitecto y un técnico de grado medio de ingeniería industrial. 

Noticias relacionadas