La 'oferta' de consenso de Mañueco sobre el Hospital llega tras rechazar mociones y en pleno sprint electoral

El alcalde y el portavoz del PSOE, en un pleno del Ayuntamiento de Salamanca.

El grupo municipal del PP ha rechazado numerosas mociones para exigir un mejor trato al Hospital de Salamanca, en el Ayuntamiento y en Cortes. Los socialistas desconfían de la propuesta de consenso. El contenido de la moción difiere hasta hacer imposible el acuerdo.

PSOE y PP confrontan esta mañana posturas sobre una moción conjunta en una reunión de la junta de portavoces que augura pocas posibilidades de acuerdo. El motivo, que el grupo municipal socialista considera que la 'oferta' del alcalde para construir un consenso en torno a las exigencias que hay que transmitir a la Junta sobre el futuro del Hospital de Salamanca llega tarde, tras haber rechazado muchas veces lo que ahora plantea y porque el momento tiene un marcado sesgo electoral. Tres circunstancias que auguran el 'no' a compartir moción, una propuesta que parece más un intento de neutralizar la que se aprestan a presentar los propios socialistas.

 

Al margen de la distancia entre las posturas, las filas socialistas temen que este sea un intento de Fernández Mañueco por anular la iniciativa de defensa del hospital iniciada por el PSOE y capitalizarla justo ahora que se acercan las elecciones, en un intento por minimizar las críticas por el cierto inmovilismo y falta de reivindicación en esta materia por parte del equipo de Gobierno municipal. En todo caso, los socialistas consideran que el protagonismo es de los profesionales y que el alcalde tendría que haberse opuesto antes a los planes de Sacyl.

 

Los grupos han hecho los contactos previos necesarios en los que se ha puesto de manifiesto que las posturas están muy alejadas. El PSOE mantiene desde hace meses una línea muy crítica en torno a las decisiones que se han tomado sobre el desarrollo del hospital; primero, sobre las obras, sobre su constante retraso; y después, sobre el recorte de plantilla decidido por Sacyl. En ambos casos el alcalde Fernández Mañueco ha obrado de forma similar: negando primero el problema, e intentando ponerse después en cabeza. Y lo ha hecho tanto en el Ayuntamiento de Salamanca como en Cortes, donde como  procurador popular también ha frenado mociones socialistas sobre la situación el hospital.

 

Ocurrió con el retraso de las obras, denunciado por el PSOE, que intentó aprobar mociones para pedir su reactivación, rechazadas todas por el PP en el Ayuntamiento. Solo tres años después de las denuncias, ya en 2014, se dirigió al consejero de Sanidad para pedir velocidad en la inversión. Y desde las filas socialistas consideran que el alcalde pretende obrar ahora de la misma manera: poniendo la iniciativa de su parte cuando hasta hace nada ha negado el problema.

 

De hecho, en el pleno del 1 de julio de 2013 todavía el PP rechazó una moción socialista en la que se pedían, entre otras cosas, negarse a la reducción de plantilla que ahora se ha llevado a efecto, además de otras cuestiones en torno al hospital. Hace solo unas semanas que el grupo socialista anunció su moción contra la reducción de la plantilla orgánica del hospital y le pedía al alcalde no mirar para otro lado; la respuesta, esperar a ver y el aviso de una contramoción... que ahora ha llegado.

 

Los términos son, según fuentes consultadas, similares a las de la nota de prensa difundida este domingo, sin exigencias. Justo lo contrario de lo que plantea el PSOE, que no se conforma con menos que revertir la importante reducción de la plantilla orgánica, sin parangón en toda la Comunidad: ningún hospital pierde especialistas y personal médico al nivel que Salamanca. No parece que las posturas sean reconciliables: ni el PSOE está dispuesto a variar una postura que considera lógica ni el PP salmantino ha dado muestras de querer ir más allá en su reivindicación a la Junta.