La Obra Social de la Caja… al hoyo

La reunión del presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, mantenida en Ávila para exponer las líneas de trabajo a desarrollar en el Plan de Reestructuración de la entidad para el periodo 2012-2017, con el objetivo de mejorar la rentabilidad, lejos de hacer llegar a los clientes un mensaje de tranquilidad por sus ahorros y transmitir que el proyecto es viable, sólido y rentable, creo que ha contagiado desasosiego

Ha hablado de aplicar criterios de eficiencia para la mejora de la rentabilidad del plan, junto al fortalecimiento del posicionamiento competitivo y el reequilibrio del balance; sin embargo, no ha aclarado en qué grado afectará a Ávila lo que para la consecución de dicho plan será primordial: la reducción de la red de oficinas y, en consecuencia, de la plantilla.

 

Reuniones y más reuniones:

 

La llevada a cabo para transformar en fundación de carácter especial e incorporar a su comisión gestora a los miembros del Consejo de Administración de la extinta Caja de Ávila, una vez disueltos por ley todos sus órganos rectores. Todo esto, sin ofrecer explicaciones.

 

Otra inminente, para redactar y consensuar con la Junta de Castilla y León los estatutos de dicha fundación. Para ello, recientemente se le trasladó el borrador de los estatutos, un plan de viabilidad y el presupuesto para 2013, que pretende garantizar un futuro mínimo de 9 ó 10 años previo plan de adelgazamiento que afectará a parte de sus 23 empleados.

 

No se ha detallado si el citado plan de viabilidad contempla otras formas de gestión para bibliotecas, espacios culturales, residencias y centros de mayores, etc. Por ejemplo, ceder la gestión, parcial o íntegramente, a otras instituciones (Diputación -directamente o a través de la Fundación Cultural Santa Teresa o la Institución Gran Duque de Alba- ayuntamientos, o la Universidad Católica de Ávila). Ajustes, medidas y recortes que, probablemente, contempla el presidente del nuevo Órgano y secretario general del PP de Ávila, Pablo Luis Gómez, respecto al futuro de la antigua Obra Social.

 

Y será necesaria otra, cuando la fundación disponga de los estatutos que rijan su funcionamiento, será el momento de proceder a la constitución del patronato que se encargará de su gestión. Digo lo que dice el refrán: “Reunión de pastores, oveja muerta”.

 

Entre tanto, otras reuniones se celebran en la Audiencia Nacional. El “paso del silencio” de imputados, tan sobrados de desconocimiento como de millonarias remuneraciones, por el caso Bankia.  En estas no se cobra dieta. Es más, quizá allí se determine que lo que algunos han cobrado durante años por pertenecer a los Consejos de Administración de las cajas que hoy componen Bankia, debe ser devuelto.

 

Conclusión: la Obra Social se envenena en faena. Esperemos que la faena no termine con el premio final del indulto, desde la presidencia. Lejos de haber ovación y vuelta al ruedo, habría pañolada. El espectador exige las dos orejas y el rabo… pero de los toreros.

 

Álvaro Aparicio

Concejal del Grupo Municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila