La Nueva Ley Agraria prima mujeres y jóvenes y busca que los precios cubran los gastos de producción

Silvia Clemente, José Antonio Santiago-Juárez y Pilar del Olmo

Fomenta política activa dirigida a dos grupos, los jóvenes y las mujeres, que se consideran estratégicos tanto para asegurar el futuro del sector agrario como para el desarrollo económico y la vertebración territorial de las zonas rurales.

 

El Consejo de Gobierno ha conocido este jueves el anteproyecto de Ley Agraria de Castilla y León, que ha elaborado la Consejería de Agricultura y Ganadería, y que nace con el objetivo de establecer un marco básico de la actividad del sector agrario y agroalimentario ante las diferentes leyes que existen y afectan al sector.

 

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha asegurado que se trata de un proyecto de ley "muy ambicioso" y que pretende dar respuesta a las necesidades del sector, también de cara al futuro, así como adaptarse a las demandas de la Política Agrícola Común (PAC) y a otras realidades, así como velar por un sector que produce el 10 por ciento del Producto Interior Bruto de la Comunidad.

 

La ley se estructura en cinco libros: en el Libro Primero se establecen los objetivos y las actuaciones transversales dirigidas a fomentar la incorporación de jóvenes, la promoción de la mujer y la estrategia de I+D+i en materia agraria y agroalimentaria; el Libro Segundo, el más extenso, aborda las condiciones de la producción agraria; el Libro Tercero se dedica a la calidad diferenciada de la producción agroalimentaria y a la comercialización agraria; en el Libro Cuarto se regulan los aspectos relacionados con la participación e interlocución con el sector agrario y el Libro Quinto regula las infracciones y sanciones en el sector.