La 'nueva' agropecuaria se presenta sin destacarse de las cifras de la histórica Agromaq

El presidente de la Diputación, durante la presentación oficial de Salamaq 2014.

La nueva feria hace su presentación oficial con unos datos de participación y metros cuadrados casi calcados a los del certamen que la Diputación se negó a seguir organizando junto a Ifesa. Su proyección exterior se reduce con solo dos países representados.

La nueva Salamaq arranca su andadura sin poder despegarse de la sombra de la histórica Agromaq, la enseña que durante más de 25 años ha identificado la feria que cada septiembre reúne a una parte importante del sector en Salamanca y que ha quedado en el cajón tras negarse la Diputación de Salamanca a inscribirla para 2014. La nueva feria, ahora impulsada en exclusiva por la institución provincial, nace casi idéntica a su predecesora en expositores, metros y profesionales, con algo menos de proyección internacional a tenor del menor número de países con representación y fiada a la elevada asistencia de público y al resultado, incierto siempre, de la subasta de ganado.

 

Así se desprende de los datos ofrecidos hoy por Javier Iglesias, casi idénticos a los que hace un año el mismo presidente de la Diputación ofrecía en un acto similar, pero celebrado entonces en un salón cerrado y no en el patio de La Salina. Entonces Iglesias presumió de "cifras precrisis" con 630 expositores (634 en la memoria oficial), 43.000 metros cuadrados ocupados (43.194 según el balance de 2013), 325 profesionales para la exposición de ganado, unos 18.000 metros en este apartado y ocupación global casi al 100%. Así que no es de extrañar que las cifras publicitadas hoy por el propio Iglesias sean parejas: 530 "expositores únicos" (no se ha aclarado qué incluye este término), 41.000 metros cuadrados ocupados, 339 profesionales en la exposición de ganado en unos 17.600 metros, para una ocupación global, de nuevo, del 100%. El presupuesto, según Iglesias, es de 838.000 euros para la feria y la exposición de ganado y se cubrirá con partidas presupuestarias de la Diputación.

 

Javier Iglesias, en la presentación de la última edición de Agromaq en agosto de 2013.

 

La diferencia radica, fundamentalmente, en 35 expositores nuevos según la Diputación, pero más claramente en la presencia de la Universidad de Salamanca, que ocupará un stand de 100 metros cuadrados en el pabellón central, donde se han centrado buena parte de las inversiones realizadas para esta edición. Curiosamente, y según la relación de empresas participantes facilitada por la Diputación, este año 62 firmas tendrán sitio en el pabellón central por los 164 declarados en la memoria del año pasado, para los mismos 1.500 metros cuadrados.

 

Las cifras son, en lo básico, prácticamente iguales a pesar de que los mensajes oficiales se han centrado en pronosticar una feria con más de todo y, fundamentalmente, de más calidad, más profesional y de proyección exterior. Sin embargo, este mensaje es casi calcado al del año pasado por estas fechas (29 de agosto de 2013 fue la presentación), cuando también como hoy se hizo hicapié en la importancia de las jornadas profesionales, en que la feria es la “más importante  en el sur de Europa” (algo que hoy a vuelto a decir Iglesias de manera textual), en que “se ha convertido en una herramienta extraordinaria para crear valor a los agricultores y ganaderos salmantinos” (también estaba en su discurso de este año) o en la "vital importancia" de las relaciones con Portugal y Aquitania, una vinculación que ha vuelto a destacar Iglesias esta mañana de lunes.

 

En cuanto a la proyección internacional, este año hay inscritos profesionales de Portugal y Francia, pero falta Reino Unido, que el año pasado estuvo representado con un expositor; en su lugar, Iglesias ha destacado la delegación de 20 integrantes de Corea del Sur, aunque no ha especificado en qué condiciones llegan o si tendrán expositor. Así que en este capítulo la feria también está prácticamente igual, pero con una diferencia: ha perdido el reconomiento de la categoría de internacional que sí tenía Agromaq y de la que Salamaq no puede presumir.