La nueva Agromaq de la Diputación: una feria sin nombre y gestionada por Presidencia

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y la diputada Chabela de la Torre.

La feria que quiere suplantar a la histórica Agromaq tiene fecha, y poco más, a nueve meses de su celebración. Todavía no tiene denominación, pierde la vitola de internacional y tendrá al frente al presidente y a la cartera de Ferias pese a la polémica sobre su querella.

La fecha... y poco más: es lo que se sabe de la feria con la que la Diputación pretende suplantar a la histórica Agromaq. Eso y que no tiene nombre todavía, que pierde la vitola internacional y que será profundamente presidencialista, ya que Presidencia asumirá buena parte de las labores de organización. Aparentemente, avances demasiados escasos para sacar adelante una feria nueva de cero, sin contar con la experiencia de IFESA, la institución ferial que la ha estado organizando durante los últimos 30 años y a la que la Diputación, en su intento por asumir su control total, ha acabado por apartar de la agropecuaria.

 

Los primeros detalles sobre la futura feria del sector agrario con la que la Diputación planea sustituir a la Agromaq el próximo septiembre son los suficientemente vagos como para albergar dudas sobre su futuro. Este miércoles el Bocyl publicaba la lista de ferias previstas para 2014 y ahí aparecen las dos citas clásicas de septiembre en Salamanca, previstas entre el 4 y el 8 de septiembre. Por un lado, la Exposición Internacional de Ganado Puro que, como es habitual, organiza la Diputación; y por otro, una "feria del sector agrario" que ha inscrito la Diputación para suplantar a la Agromaq y que carece de nombre. Además, también pierde la vitola de internacional que sí tenía la última edición de la agropecuaria de siempre, la que organizaba IFESA.

 

Sobre su organización, no son muchos los avances que se han producido, a pesar de que quedan ya menos de nueve meses para su celebración. Detrás de la decisión de forzar que IFESA dejara de organizar la Agromaq, que la Diputación impuso en el último consejo ejecutivo con el apoyo del Ayuntamiento y de un representante de Ceiss/Caja Duero-España, estaba la intención de gestionar la feria agropecuaria directamente desde la Diputación. Así, este medio ha podido saber que la nueva feria será profundamente presidencialista, ya que además del departamento de Ferias, se ha decidido que Presidencia corra con el peso de la organización. Esto significa que tanto la cartera de Jesús María Ortiz, imputado por un supuesto caso de prevaricación, como la del presidente, Javier Iglesias, imputado en la misma querella también, llevarán la batuta.

 

SIN EXPERIENCIA

 

Como ya ocurrió con otras labores vinculadas a la Agromaq y que Iglesias decidió recuperar para su gestión directa, la Diputación cuenta con el personal propio para asumir la organización de la nueva feria. Este puede ser el mayor obstáculo que deba vencer porque el personal de IFESA, que lleva tres décadas organizándola, no parece contar para su organización, con lo que habrá que partir de cero. Esto hace que nueve meses que hay por delante puedan no ser suficientes

 

El hecho de que Presidencia asuma una parte importante de las decisiones permite albergar dudas en algunas cuestiones. Es el caso del reparto publicitario, muy inclinado hacia un medio local, La Gaceta Regional de Salamanca, como informó este medio hace unas semanas, al que se favorecía en el plan de medios.

 

Y todo, curiosamente, porque la Diputación ha querido que IFESA deje de organizar la Agromaq. La institución provincial quería expulsar al resto de socios de la institución ferial (Confaes, Cámara de Comercio, Cámara Agraria y Caja Duero) y asumir su control junto al Ayuntamiento de Salamanca. Sin embargo, al no ser posible por la negativa de Confaes y Cámara de Comercio, optó en octubre por liquidar Agromaq: para ello, impuso en el comité ejecutivo de IFESA la decisión de que esta no solicitara la próxima edición de la agropecuaria.

 

Para conseguirlo, forzó un comité ejecutivo fuera de plazo, contó con el voto a favor de un representante de Caja Duero que acudía por primera vez y que dejaba de tener voto a los pocos días y saltó por encima de las advertencias de Confaes y de la propuesta de la Cámara para asumir el coste de la Agromaq para que la siguiera organizando IFESA. Además, la decisión se tomó solo dos días antes del plazo límite para poder inscribir la feria: el comité se celebró un día 18 de octubre y el plazo expiraba el día 21.