La normativa contra las despedidas de soltero da más margen a los disfraces y los músicos callejeros

Jóvenes disfrazados para una fiesta universitaria en Salamanca.

La corporación aprueba hoy definitivamente el nuevo texto de la ordenanza de convivencia ciudadana con dos alegaciones: eliminación de las prohibiciones de llevar disfraces y la que afecta a los músicos callejeros.

La modificación de las ordenanzas municipales para intentar poner freno a los desfases en la noche y las molestias de las despedidas de soltero hacen esta mañana la que, de momento, va a ser su última estación. Una comisión extraordinaria de Policía somete a aprobación a partir de las 9.00 horas el texto definitivo de la ordenanza de protección de la convivencia ciudadana, la normativa con la que se trata de poner coto a las escenas de dudoso gusto que las fiestas de solteros y solteras provocan en Salamanca, y las consecuencias de estas celebraciones.

 

La ordenanza tendrá un nuevo articulado que incluye como principal novedad prohibiciones para transitar desnudo total o parcialmente, el uso de aparatos que emitan estruendos o de atuendos xenófobos, racitas, sexistas... tan habituales en estas celebraciones. Sin embargo, desde el principio los grupos municipales han puesto pegas no solo a la voluntad de prohibir en lugar de buscar un consenso para un ocio nocturno más saludable para juventud y empresarios de la noche, sino también a los efectos colaterales de algunas prohibiciones.

 

Es el caso de la prohibición para estar en la vía pública "con vestimenta, atuendos o disfraces que puedan atentar contra la dignidad de las personas, los sentimientos religiosos". El grupo municipal Ganemos Salamanca levantó la voz desde el principio, en la figura de su concejal Gabriel de la Mora, porque sancionar a personas que lleven, por ejemplo, disfraces inapropiados, supone que tenga que haber alguien que decida si un determinado modelo de ropa cumple o no con lo estipulado. Para el grupo esto era algo "inconstitucional". Por eso presentó una alegación que ha salido adelante para ser más flexible en la aplicación de la ordenanza en materia de disfraces. En concreto, ha propuesto que se elimine esta prohibición por ser arbitraria.

 

También vía alegación llega una modificación que pretende poner a salvo a los músicos callejeros. Según se redactó la nueva ordenanza, estaba prohibido usar instrumentos musicales en la calle. Los grupos PSOE y Ganemos protestaron porque esto suponía equiparar el uso de megáfonos o aparatos musicales a todo volumen, habituales de las despedidas de soltero, con las interpretaciones de los músicos callejeros a los que se ponía en peligro. Al final, se ha aprobado la alegación y no será preceptivo aplicar la limitación de usar instrumentos musicales en la vía pública. De hecho, incluso se ha propuesto elaborar una normativa para regular la situación de estos artistas.