La ‘Náyade’ de Casillas regresa a la Constitución bañada en bronce

La remodelada plaza de la Constitución luce ya la primera de las tres nuevas esculturas que ornamentarán su superficie. Es una vieja conocida, al menos su figura.
J. Romero

La Náyade del escultor Agustín Casillas (Salamanca, 1921) ha regresado a esta céntrica plaza aunque bañada con un distinto y más resistente material. La imagen de la ninfa recostada flota desde este fin de semana tallada en bronce en el pequeño estanque de agua levantado frente a la Torre del Aire. La escultura, con un peso aproximado de 200 kilos, sustituye a la anterior Náyade, creada en hormigón negro y “que estaba muy deteriorada”, expuso ayer el concejal de Fomento, Salvador Cruz, durante una visita a la plaza de la Constitución, presidida por esta imagen desde el año 1973. La primera ninfa de Casillas desapareció con el comienzo de las obras de reforma del ágora y las colindantes calles Azucena, Aire y Bermejeros, que concluyeron en el mes de marzo del año pasado tras una inversión de 1.473.156 euros, de los que la Junta de Castilla y León aportó un millón.

La nueva Náyade ha sido confeccionada utilizando como modelo el molde de la anterior y se ha ubicado en el emplazamiento elegido por el escultor. Aparte del material, los cambios son mínimos. Una nueva pátina, “adecuada con el fondo” de la Torre del Aire, y un basamento “acanalado que juega con el pavimento de la plaza”, explica el escultor, acompañan a esta ninfa, una deidad de la mitología griega vinculada a las fuentes y los ríos, de la plaza de la Constitución. Es la primera de las esculturas de un remodelado espacio que contará con otras dos figuras, una primera, de tema libre, que se colocará en el parterre provisional decorado con tapas y alcantarillas, que oculta una rejilla de ventilación de un centro de transformación del servicio eléctrico, y una segunda obra, conmemorativa de la Carta Magna, junto al acceso a la delegación territorial de la Junta de Castilla y León. La anterior creación del artista zamorano José Luis Alonso Coomonte, dedicada a la Constitución, descansa desde la pasada primavera en el exterior del Palacio de Congresos.