La nave municipal donde se quemaron tres autobuses urbanos carecía de boca de bomberos

Dos de los vehículos afectados en el incendio. Foto: T. Sánchez

El Ayuntamiento reconoce la falta de hidrantes en una nave en la que se almacenan vehículos. La avería del camión nodriza de los bomberos también ralentizó la operación.

Las instalaciones municipales en las que el pasado sábado un incendio calcinó tres autobuses del servicio urbano carecían de toma de agua para los Bomberos, lo que influyó en que no se pudiera apagar el fuego en menos tiempo. Así lo ha denunciado este miércoles en comisión de Policía el portavoz de Ciudadanos, Alejandro González. El concejal salmantino ha dado cuenta del cúmulo de circunstancias que se produjeron en el suceso del pasado sábado por la tarde.

 

Según ha denunciado González, el almacenamiento en el que estaban los vehículos es de propiedad municipal. Allí estaban varios de los buses fuera de servicio que han sido sustituídos por otros nuevos como parte del contrato del servicio del bus urbano, y que generalmente se venden; de hecho, los afectados estaban pendientes de su enajenación. El incendió se originó junto a la nave de Salamanca de Transportes, pero saltó a esta y el fuego afectó a dos propulsados con gas-oil y a otro de los propulsados con gas

 

Cuando se declaró el incendio, los bomberos acudieron para sofocarlo y se encontraron con el problema de que no había hidrantes, las tomas de agua para las mangueras, a pesar de ser una instalación municipal donde se almacenan vehículos y, por tanto, susceptible de sufrir incendios. La falta de boca de bomberos ha sido reconocida por el equipo de Gobierno, que ha asegurado que pedirá un informe para solucionar este fallo.

 

La boca más próxima estaba a 300 metros y para abastecer las mangueras hubo que hacer varios viajes. Además, los bomberos no pudieron contrar con su autobomba más nueva, la que se denomina nodriza, que tiene una gran capacidad para almacenar agua y abastecer una operación, ya que estaba averiada.

 

Además, el portavoz de Ciudadanos teme que el tercer bus, el propulsado a gas, no había sido desgasificado correctamente y podía guardar gas inflamable no consumido durante su vida activa, o en sus tanques o en los conductos.

Noticias relacionadas