La N-630 fue la vía que registró más siniestros el año pasado

Balance. La Policía realizará diversos controles de velocidad en la carretera de La Estación para garantizar la seguridad. Menos accidentes. El número ha pasado de 140 en 2008 a 90 en 2010
LUIS IBÁÑEZ

El subinspector jefe de la Policía Local, Manuel Calvo Pereira, ha requerido “la colaboración de todos los conductores” en un comunicado remitido a los medios con motivo del notable incremento del número de accidentes de tráfico ocurridos durante el pasado año en la antigua Nacional 630, ahora travesía, que abarca la calle Obispo Zarranz y la Carretera de la Estación, al mismo tiempo que advierte del exceso de velocidad en una circulación inadecuada a las circunstancias de esa vía, ubicada en pleno casco urbano, donde la limitación legal marca un máximo de 50 kilómetros a la hora, “o menor cuando lo aconseje el tráfico”, por lo que se ha tomado la decisión de realizar diversos controles de velocidad en ese trayecto “para garantizar la seguridad”.

Accidentes en la ciudad
Según las estadísticas obtenidas por los datos de ese departamento municipal, el accidente de tráfico tipo en la ciudad de Béjar tendría lugar un viernes del mes de enero, entre las 13.00 y las 14.00 horas, de tipo raspado con una furgoneta en la Carretera de la Estación, en dirección a Salamanca. A pesar del incremento en la vulneración de los límites de velocidad en ciertas vías, es significativo el descenso en el número de accidentes pasando de un total de 140 en el año 2008 a 90 en 2010.

Asimismo, también ha ido en detrimento el número de heridos, pasando de 39 en 2006 a 12 en 2010, tan sólo uno de carácter grave y ningún fallecido.

Los datos indican que las calles con menos conflictividad en los accidentes son las del sur de la ciudad como Plaza Mayor, 29 de Agosto y Olivillas, aumentando la siniestralidad a medida que se acercan a la zona centro y norte por Ronda de Viriato, Obispo Zarranz y la Carretera de la Estación.

Dispositivo de radar móvil
Cabe recordar que el dispositivo de radar móvil, del que se entregó al Ayuntamiento de Béjar por parte de la Dirección General de Tráfico el pasado 13 de julio con la presencia del subdelegado del Gobierno en Salamanca, Jesús Málaga Guerrero, ya ha sido probado en la ciudad con resultados bastantes positivos. El concejal responsable del Área de Seguridad, Juan Tomás Sánchez García, manifestó a este diario que “una vez realizadas esas primeras pruebas, en cualquier momento los ciudadanos pueden ver que lo ponemos a funcionar ya de manera habitual”, y además animó “a toda la ciudadanía a cumplir todas las normas de circulación, en cuestión de velocidad, porque eso nos va a beneficiar a todos”. A este equipo se le ha añadido la unidad de alcoholemia, denominada etilómetro portátil digital que ya disponía la Policía Local desde el mes abril de este año, para la mejora de la seguridad del tránsito rodado en diversas calles del casco urbano de la ciudad como medida preventiva y disuasoria, no recaudadora, dirigida a aquellos que “de manera habitual o esporádica infringen las normas de circulación y en este caso concreto los límites de velocidad”.

Vía más conflictiva
Incluso, Málaga, en aquel momento coincidió con los datos aportados desde la Policía Local señalando como puntos más conflictivos del tráfico rodado en Béjar, desde el punto de vista de la vulneración del límite de velocidad, “la antigua travesía de la N-630 por su transcurso por el casco urbano, y los ramales de acceso a ésta, destacando los de El Castañar y Candelario”, y expresó su satisfacción al “colaborar en la mejora de la seguridad del tráfico dentro de la ciudad y en sus travesías”.