La música de la Strauss Festival Orchestra estrenará el Año Nuevo en Salamanca

Cartel del concierto

El precio de las entradas es de 15, 20 y 26 euros y están a la venta en la taquilla del Liceo, en la web www.entradas.com o en el teléfono 902 488 488.

La Strauss Festival Orchestra ofrecerá el viernes el tradicional Concierto de Año Nuevo programado por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes en el Centro de las Artes Escénicas y de la Música. Para la ocasión interpretarán una atractiva selección de los mejores valses, polcas y marchas de Johann Strauss. Será a las siete de la tarde, el viernes 1 de enero, y el precio de las entradas es de 15, 20 y 26 euros. Se pueden comprar en la taquilla del Liceo, en la web www.entradas.com o en el teléfono 902 488 488.

 

El concierto lleva el sello inconfundible de la Strauss Festival Orchestra que cuenta con una trayectoria de veintiséis años recorriendo los principales auditorios europeos, entre los que destacan el Musikverein de Viena, el Het Concertgebouw de Ámsterdam, la Philarmonie de Berlín, el Musikhalle de Hamburgo, el Auditorium Parco della Musica de Roma, el Gran Teatre del Liceu y el Palau de la Música en Barcelona, el Teatro Real y el Auditorio Nacional de Música de Madrid, avala el éxito de esta compañía. El ballet, con estilizadas coreografías y luminosos vestuarios, restituye el aspecto esencial de aquellas composiciones musicales concebidas para acompañar la danza.

 

La Strauss Festival Orchestra interpretará los títulos más conocidos del “rey del vals”, como Sangre vienesa, Voces de primavera, Vals del Emperador, Champagne o fragmentos de su brillante opereta El Murciélago. No faltará el vals más célebre de todos, En el Bello Danubio azul, ni tampoco la Marcha Radetzky.

 

Les acompañará el Strauss Festival Ballet Ensemble, emparejado de igual modo, tanto a nivel musical como profesional, al talento de los miembros que componen la Strauss Festival Orchestra.

 

El hecho de dotar al programa de un verdadero carácter escénico, a través de estilizadas coreografías y luminosos vestuarios especialmente creados para ilustrar algunos de los números musicales, logra restituir una parte esencial de aquellas composiciones que fueron concebidas precisamente para acompañar la danza.