La muerte del presidente polaco en un accidente aéreo conmociona al país

El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, falleció ayer junto con otras 95 personas –entre ellas su esposa y el gobernador del Banco Central de Polonia–al estrellarse el avión en el que viajaban tras una maniobra de aproximación fallida al aeropuerto de Smolensk (oeste de Rusia), según informa la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.
Agencias

El avión, un Tupolev TU-154 que salió desde Varsovia, se estrelló a unos 400 metros de la pista de aterrizaje del aeropuerto militar. Las primeras investigaciones apuntan a un aterrizaje fallido a causa del mal tiempo por la niebla que rodeaba al aeropuerto.

Un funcionario polaco en Smolensk confirmó a la agencia de noticias Reuters que no se han rescatado supervivientes del siniestro. “El avión se incendió después del choque y los equipos comenzaron a intentar rescatar a los pasajeros de la gravemente dañada aeronave”, declaró por su parte el portavoz del Ministerio de Exteriores polaco desde Varsovia.

Acompañanado a Kazcynski se encontraban su mujer, la economista Maria Kaczynska, y el gobernador del Banco Central de Polonia, Slawomir Skrzypek. El presidente encabezaba una delegación oficial que tenía previsto conmemorar el 70 aniversario de la masacre de ciudadanos polacos a manos de las fuerzas soviéticas en Katyn, durante la primavera de 1940.

Kaczynski, que tenía 60 años, llegó al cargo en 2005 y colideraba con su hermano gemelo Jaroslaw el partido Ley y Justicia. Graduado en Derecho y Administración por la Universidad de Varsovia, Kaczynski fue designado ministro de Justicia el 12 de junio de 2000, cargo que abandonó el 4 de julio de 2001. Después, ocupó la alcaldía de Varsovia desde noviembre de 2002 a diciembre de 2005. El presidente y su esposa tenían una hija, Marta.

Reunión del Gobierno
El Gobierno polaco anunció ayer que mantendrá una reunión de carácter extraordinario a lo largo del día con motivo del accidente, según un comunicado oficial.

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envió ayer un telegrama al primer ministro polaco, Donald Tusk, en el que transmite su pésame por la muerte del presidente Lech Kaczynski. Zapatero, que aseguró estar aún conmocionado por el “terrible accidente”, trasladó su “más sentido pésame” por las “dramáticas consecuencias” del accidente del avión en el que también viajaban otras 96 personas. “A todo el Gobierno de Polonia y a sus instituciones mi solidaridad en estos momentos de pérdida irreparable de la figura de su presidente”, señaló.