La mortandad de las colmenas alcanza hasta el 20%, muy por encima de otros años

La adversidad de la primavera ha hecho que el gasto en alimentación de las colmenas también haya subido
El sector de la apicultura en Salamanca tampoco lo tiene fácil y su situación actual se ve perjudicada por dos problemas fundamentales. El primero, y quizá más importante hace referencia al elevado índice de mortandad de las colmenas este año que se ha disparado hasta el 20% en algunos casos, cuando el nivel habitual se sitúa en torno al 4 o el 5%.

El segundo inconveniente ha sido la ausencia de lluvias hasta hace escasas fechas, hecho que ha perjudicado a las colmenas y abejas en su alimentación ya que los apicultores han tenido que gastarse más dinero en este apartado, dificultando la rentabilidad de sus explotaciones.

“No sabemos qué ha pasado este año pero la mortandad en las colmenas se ha disparado ye so hace que haya que dejar algunas colmenas para iniciar luego la repoblación de las mismas. ¿Las causas? Pues ni nosotros mismos las sabemos”, señala Santiago Canete, presidente de la cooperativa Reina Kilama, aunque el 'famoso’ síndrome de despoblamiento y la varroasis se han disparado en este sector.

Por su parte, “con la lluvia que está cayendo, esperemos que arregle un poco el panorama actual porque estaba muy negro y a ver si puede haber una polinización correcta en las próximas semanas para obtener una buena producción de miel”, señaló Canete. De hecho, el mercado está parado en la actualidad ya que incluso existe una cantidad muy pequeña de ‘stockaje’ almacenado.

Por tanto, el sector se encuentra inmerso en la actualidad en el sector del polen fresco, cuyo valor en el mercado es un poco superior al de la campaña pasada, aunque no se puede igualar al del polen seco.