La mesa de porcino se envuelve en la polémica con unas posturas muy lejanas

Ganaderos e industriales siguen viendo la realidad del sector de manera opuesta

No llegan a un acuerdo y lejos de acercar posturas, éstas se posicionan cada vez más lejos. La mesa de porcino no encuentra el término medio y ganaderos e indutriales se muestran poco receptivos a un cambio y basta con conocer cuál fue la cotización de cada una de las partes.

Los ganaderos demandaron una subida de entre 0,02 y 0,03 euros para los cochinos de pienso, mientras que los industriales solicitaron lo mismo pero a la inversa. ¿La razón? "No es normal que los ganaderos pidan una subida de tal calibre y por eso pedimos nosotros esa bajada, aunque lo justo sería repetir. No entendemos la postura de esta parte", señalaron en la mesa.

Al final, y pese a que el presidente señaló que no le "iban a llevar al huerto pidiendo esas cotizaciones", la mesa acordó una repetición de las dos categorías, además de un descenso de 0,05 euros para los lechones y de tres euros para los tostones.

En el blanco, por sun parte, la estabilidad es la nota predominante con la única variación de los tostones cuyo precio bajó dos euros una vez pasados los días festivos de la Semana Santa.

El ovino, de acuerdo
Por último, la mesa de ovino se mostró de acuerdo en las cotizaciones de lechazos y corderos por lo que no hubo lugar a la polémica y se produjo una repetición de todas las categorías cotizadas por la estabilidad de los mercados.