La mesa de ovino de Salamanca repite “vergüenza”

La mesa de ovino vivió un nuevo bochorno (Foto Chema Díez)

El vocal del sector comprador, Julián Torres, volvió a protagonizar un nuevo escándalo en la mesa, en esta ocasión encarándose con el propio presidente. ¿Tomará de una vez por todas la Diputación cartas en el asunto?

Solo una semana después del penúltimo incidente en la mesa de ovino de Salamanca, ha tenido lugar uno nuevo y con el mismo protagonista: el vocal del sector comprador, Julián Torres. Si hace solo unos días volvió a desvirtuar los precios de la Lonja demandando posiciones sin sentido, en esta jornada ha repetido vergüenza, además de encararse con el presidente, Jesús María Ortiz, para que viniese “informado” a la Lonja, dejándole en evidencia.

 

La secuencia de unos nuevos hechos es la siguiente: en la ronda de cotizaciones del lechazo ya se salió de madre junto a otro vocal demandando 0,30 euros de bajada mientras que el resto de sus compañeros pidió -0,10 y los ganaderos una repetición de los precios.

 

Pero ya, en la fijación del valor de los corderos llegó un nuevo episodio de vergüenza ante el que la Diputación de Salamanca sigue sin hacer absolutamente nada. No olvidemos que este vocal fue nombrado ya hace muchos años por la propia institución provincial para estar en la mesa de la Lonja.

 

Así, los ganaderos también pidieron una repetición para el precio de los corderos, mientras que los compradores indicaron un descenso de 0,10 euros los más moderados, salvo Julián Torres que volvió a quedar en evidencia pidiendo -0,25 euros, que no fue ni tomada en cuenta por el presidente de la mesa, con el que tuvo un enfrentamiento.

 

  • “Mire a ver cuánto quiere usted, lo que tiene que hacer es venir informado. Bajar 0,03 euros a los lechazos es ridículo, vamos”, dijo Torres.
  • “Pido que respete las opiniones del presidente, por favor, respeto”, respondió Ortiz.
  • “Sí sí, respeto, pero venga informado de las cosas”, prosiguió Torres, con mañas formas y maneras, como acostumbra en cada una de sus intervenciones.

 

Finalmente, el presidente de la mesa optó por una bajada de 0,03 euros del valor de los lechazos, algo que no se ha llevado a cabo desde hace mucho tiempo en la mesa de ovino, ya que los intervalos de bajada oscilan de 0,05 en 0,05 euros. Por su parte, todas las categorías de corderos bajaron su valor 0,05 euros.

 

Además, otro de los vocales, Gabriel, comprador, indicó que no estaba de acuerdo con lo que se había en la mesa con esta frase: "Si venimos aquí a hacer un paripé es mejor no venir, no lo entiendo de ninguna manera".

 

Julián Torres, en primer término

 

De este modo y ante la situación de la mesa de ovino, que vivió una nueva vergüenza… ¿hará algo la Diputación o seguirá de brazos cruzados aguantando continúas salidas de tono y dejando de ser una referencia? Por el momento, la única respuesta es que este tema se abordará una vez que se reformen todas las mesas, no antes.

 

Muchos vocales, por menos de lo que ha protagonizado Julián Torres, fueron despedidos sin pena ni gloria de la Lonja Provincial.