La memoria de la República vuelve a pasear por la ciudad

Carmen Negrín y Octavi Centelles visitan Salamanca para recuperar esa memoria histórica que algunos se empeñan en trasladar y perder

Carmen Negrín, la nieta del presidente del Gobierno de la Segunda República de 1937 a 1939 Juan Negrín, visita Salamanca junto a Octavi Centelles, hijo de Agustí Centelles, uno de los creadores del fotoperiodismo, para recuperar esa memoria histórica que algunos se empeñan en trasladar y perder.

La visita ha comenzado en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca como recuerdo al ex rector salmantino Miguel de Unamuno, en el lugar donde pronunció, ante Millán Astray, su frase "venceréis, pero no convenceréis".

Enrique Cabero, portavoz del grupo municipal socialista, que acompañó esta mañana en la visita a Carmen y a Octavi, expresó su inmensa alegría y gratitud a los presentes, por estar en un encuentro tan especial “puesto que Salamanca es el lugar idóneo para conocer y recordar la memoria histórica como concepto, y es un gran privilegio pasear junto a dos personas tan importantes”.

El lunes, tanto Carmen como Octavi, serán recibidos por el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y harán una visita al Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH), el antiguo Archivo de la Guerra Civil.

En este centro fue donde, hace un mes, un equipo de investigadores encontró dos fotografías inéditas de Agustí Centelles, tomadas en 1938 durante la despedida en Barcelona a las Brigadas Internacionales, en las que aparece cámara en mano Robert Capa tras el presidente de la República, Manuel Azaña, y el jefe de gobierno Juan Negrín.

Durante la visita, Carmen Negrín y Octavi Centelles firmarán unas copias de las fotografías que Centelles, de las que una se quedará en el CDMH, otra se la llevará la nieta de Negrín; una más se quedará el hijo de Centelles y la última irá a Nueva York.

El fondo fotográfico de Centelles llegó al Centro Documental de la Memoria Histórica, en Salamanca, en noviembre de 2009, después de que sus hijos lo vendieran al Ministerio de Cultura, después de diferencias con la Generalitat de Cataluña.

Después de esa venta, el Gobierno catalán ha intentado el regreso del archivo fotográfico a Cataluña, aunque los hijos de Centelles han negado esa opción ya que la obra de su padre "supera cualquier limitación autonómica" porque es universal, como han manifestado en diversas ocasiones.

Reflexión y recuerdo se unen de la mano de estos dos representantes de la historia española, que sintieron de cerca el orgullo de defender la democracia y luchar por la paz y la libertad de este país.

Ahora nos toca a nosotros defender la historia y preservar el honor del bando vencido.