La mejor calidad se sirve en pequeĂąas cantidades

La Fonda Vera Cruz fue testigo de la presentación de los caldos de las seis bodegas de la Denominación de Origen Protegida (DOP). Más imágenes, en ESTA GALERÍA

Reza un dicho muy espaĂąol y ya mundial, que las grandes fragancias se encierran en pequeĂąos frascos. Algo asĂ­ ocurre con los vinos de la DenominaciĂłn de Origen Protegida (DOP) Vino de la Sierra de Salamanca que tienen en su premisa fundamental contar con la mejor calidad en pequeĂąas cantidades.

Precisamente ĂŠse es el objetivo de una Marca de Calidad que camina con un paso firme en un mundo tan poblado como en el del vino y que poco a poco estĂĄ consiguiendo ser profeta en su tierra, algo tan complicado como inusual porque siempre tendemos a obviar lo de casa, aunque sea lo mejor.

Por ello, decenas de hosteleros, profesionales del vino y aficionados a los buenos caldos se dieron cita en la Fonda Vera Cruz para conocer de primera mano la presentaciĂłn de los nuevos vinos de la DOP con las novedades de las Ăşltimas bodegas que forman parte de esta marca de calidad, como son Bodega Antonio Aparicio, Bodega Cooperativa San Esteban, Bodegas ValdeĂĄguila, Bodegas y ViĂąedos Rochal, Vinos La Zorra y CĂĄmbrico.

En esta línea se manifestó el director técnico de la DOP Vino de la Sierra de Salamanca, Miquel Udina, quien destacó que su intención es “dar a conocer estos vinos al mundo de la hostelería y público aficionado. En la actualidad contamos con 13 marcas calificadas y este año calificaremos 115.000 botellas, un 15% más que el año pasado. El objetivo no es solo que la gente pruebe los vinos, sino que contacte con gente del sector y conozcan de primera manos sus impresiones”, destaca.

La variedad de rufete es la autóctona de una zona con gran riqueza en el suelo, ubicada en un enclave como un espacio natural como la Sierra de Francia, aunque las previsiones de vendimia, aunque es pronto, “esperamos menos producción por la sequía del invierno pero más calidad, que es lo que nos interesa”, concluye Udina.

Por su parte, la directora de la DOP, Josefa Martín, hizo hincapié en que cada año “volvemos a Salamanca porque queremos que se consuman aquí y hemos conseguido una figura de calidad y nos apetece que se conozcan y consuman en Salamanca”, destaca.

Sierra de Salamanca lleva años luchando por hacerse un hueco con la calidad por bandera “y confiamos en que nuestro vino es diferente porque se hace con una variedad autóctona que no tiene nadie, le da algo muy especial”, señala Martín.

“Hemos aumentado el número de botellas cada año y tenemos mucha ilusión. De una forma pequeña, ligada al terruño, contamos con un proyecto que gana en calidad y por eso animamos a la gente de la zona a que la Sierra sea un lugar de futuro, con estos caldos y ya hay más gente interesada en hacer bien las cosas, pero desde la humildad y con pocas botellas”, destaca la presidenta de la DOP.

Otro de los secretos es el buen hacer en la viña “que la tiene la gente del territorio porque conoce todos los secretos de cómo fabricar una uva de calidad que después se hace fuerte con unos vinos inmejorables”, matiza Josefa Martín.

""La ‘Vieja Zorra’, novedad y continuación de Vinos ‘La Zorra’
Además, en esta presentación de caldos de la Sierra de Salamanca, hay que destacar uno especial, novedad y continuación de ‘La Zorra’, como es ‘La Vieja Zorra’, aunque no estará a la venta hasta después del verano.

“Se trata de un vino más hondo, con menos rufete y más tempranillo y un poco de garnacha con 13 meses de barrica francesa y americana. Es un selección especial de 2010, que nos tiene enamorados”, señala Agustín Maíllo, bodeguero de Vinos La Zorra.

El vino, ‘La Vieja Zorra’, un juego de palabras: “La zorra vieja, vuélvese bermeja, siguiendo el proceso del vino ya que el que tenemos ahora en el mercado es morado, símbolo de juventud y según evolucionan se vuelven bermejos, rojizos. Se trata de una zorra más evolucionada, más señora”, concluye Maíllo.

También estuvieron presentes en el acto el Cámbrico, cuyo responsable, Fernando Maíllo también destacó que se trata de un proyecto del “año 2000, basado en hacer las cosas de forma natural con viñas viejas que es con las que se puede hacer este tipo de prácticas ecológicas”.

Por último, no quiso olvidar que en los momentos complicados como éste es cuando “se ve la calidad de los vinos y nuestro objetivo es conseguir algo muy difícil como ser profetas en nuestra tierra, algo que poco a poco estamos consiguiendo porque es un mercado que nos interesa mucho”, concluye Fernando Maíllo.

Tampoco quiso perderse la cita el conocido periodista gastronĂłmico, Javier PĂŠrez AndrĂŠs, quien recordĂł y alabĂł el buen trabajo de estas bodegas al tiempo que arengĂł a los hosteleros y aficionados al vino a consumir un vino de calidad como el de la Sierra de Salamanca.

La Fonda Vera Cruz acogiĂł a cerca de 200 personas que supieron y pudieron degustar los vinos de calidad acompaĂąados con los mejores embutidos. ÂżSe puede pedir mĂĄs?