La mala suerte y los árbitros privan al Madrid de la victoria

Rudy tuvo la bola para anotar la última canasta pero la pelota la escupió el aro
El Real Madrid ha dejado escapar la victoria en su visita al Khimki ruso (86-85), en el encuentro correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la Euroliga disputado en Moscú, donde los madrileños, que fueron superados por los locales en los tres primeros cuartos, protagonizaron una sorprendente reacción en el juego decisivo que podría haber supuesto el triunfo si Rudy Fernández hubiese acertado en su último lanzamiento.

El partido no comenzó bien para el Real Madrid, incapaz de revertir un resultado en contra que se mantuvo hasta el último cuarto. El Khimki, que perdió su primer encuentro de la Euroliga, salió a por todas en su cancha para seguir teniendo opciones en esta fase de grupos.

Sergio Rodríguez, que asumió gran parte de la responsabilidad en la dirección del juego ante la ausencia por lesión de Sergio Llull, y Rudy Fernández fueron los máximos anotadores en un primer cuarto donde destacó la enorme actuación de James Augustine. Con sus seis rebotes y cuatro asistencias, el del Khimki aportó velocidad y fue el jugador más desequilibrante de su equipo.

La ventaja del conjunto moscovita se mantuvo durante el segundo acto, aunque los de Pablo Laso intentaron mantener la compostura a pesar de la importante distancia en el marcador. Al margen del resultado, ambos equipos se mostraban parejos en cuanto al juego y fueron más bien los errores del Real Madrid lo que decantaba el partido del lado de los rusos.

Los blancos perdieron demasiados balones y no estuvieron muy acertados ni en defensa ni en ataque, algo de lo que se aprovechó el Khimki para matar al contraataque. Aunque los madrileños llegaron a ir perdiendo por 12 puntos, en la recta final del segundo cuarto lograron equilibrar más el partido para reducir la ventaja a siete antes del descanso (42-35).

En el tercer parcial, el Khimki, con Loncar y Paul Davis liderando en ataque, rompió definitivamente el partido a su favor. Ni siquiera la buena actuación de Mirotic y Felipe Reyes salvó a un equipo que pagaba muy caro los errores en defensa.

El acto definitivo arrancó con una diferencia de 14 puntos, un resultado que abría una puerta a la esperanza. Conscientes de que una victoria a domicilio sería clave para encarrilar la fase de grupos, los madridistas salieron a por el milagro y un parcial de 7-0 le puso muy bien de cara el partido al Real Madrid.

REACCIÓN SIN PREMIO
Carroll inició la reacción de un equipo que logró corregir todas sus debilidades en el último tramo del partido. En sus mejores minutos, el conjunto blanco comenzó a defender con solidez y a recuperar balones hasta conseguir ponerse por delante en el marcador por primera vez en el partido.

Felipe Reyes y Slaughter fueron determinantes para hacer soñar con la victoria hasta el final, pero con uno abajo y en la última posesión para el Real Madrid, Rudy Fernández que, junto a Felipe Reyes acabó como máximo anotador con 15 puntos, no pudo encestar la canasta que hubiera significado el triunfo.

FICHA TÉCNICA

86 KHIMKI MOSCOW REGION: Planinic (12), Rivers (11), Fridzon (12), Augustine (10) y Loncar (16) --cinco inicial--; Monya (5), Koponen (5), Khvostov (-), Paul Davis (15).

85 REAL MADRID: Sergio Rodríguez (11), Rudy Fernández (15), Suárez (2), Mirotic (10) y Begic (2) --cinco inicial--; Carroll (14), Pocius (2), Reyes (15), Draper (5) y Slaughter (9).

PARCIALES: 25-18, 17-17, 27-20 y 17-30.

ÁBITROS: Ziemblicki (POL), Taurino (ITA) y Koromilas (GRE). Eliminaron por faltas personales a Paul Davis por el Khimki y a Felipe Reyes por el Real Madrid.

PABELLÓN: Basketball Center of Moscow Region. 5.000 espectadores.