La mala cosecha nos deja sin garbanzos de Fuentesaúco

La producción media no llega a la mitad de lo habitual y desde Navidad se está restringiendo la distribución en el mercado, por lo que el consejo regulador advierte de la falta de estos garbanzos para evitar posibles fraudes.

La última cosecha recogida de Garbanzo de Fuentesaúco ha arrojado una producción media de 397 kilogramos por hectárea, lo que supone apenas un 44 por ciento de la producción media recogida en los últimos años debido a la climatología, según datos del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica ProtegidaLos motivos de esta "nefasta" cosecha se fundamentan en el exceso de lluvias de marzo y abril, que retrasaron la fecha de siembra en más de un mes respecto al momento "óptimo", según han indicado fuentes del Consejo en un comunicado recogido por Europa Press.

 

Esta alteración del ciclo hizo que el cultivo no vegetara "de forma adecuada" en las etapas que debe cumplir, y así, esta "escasa" producción unida a la falta de existencias de cosechas anteriores supondrá un desabastecimiento de los canales habituales de distribución del Garbanzo de FuentesaúcoPor ello, según las empresas envasadoras, a partir de Navidad se  restringe las ventas del garbanzo a los puntos de venta y distribuidores.

 

El Consejo Regulador ha estimado que esta situación anómala "perjudica" al propio Consejo, a sus productores y envasadores, así como a los profesionales que trabajan cada día por posicionar y comercializar esta singular legumbreAdemás, ha añadido que los consumidores habituales también se verán afectados al no poder disponer de Garbanzo de Fuentesaúco hasta la próxima campaña.

 

No obstante, ha apostillado que la coyuntura actual es fruto de causas "puramente" naturales y no se pueden atribuir a nadie en particular, de ahí que el Consejo ponga "todas sus energías" en difundir de una forma transparente la desaparición temporal de estos garbanzos en los mercadosAsimismo, ha recordado que el Garbanzo de Fuentesáuco se trata de producto autóctono ancestral "conservado en su pureza varietal", con unos parámetros de "calidad inigualables" y una superficie de producción "limitada", sujeto a condiciones meteorológicas que a veces limitan los rendimientos productivos.

 

A su juicio, los costes de producción son "elevados" comparados con las "masivas" importaciones de países terceros, pero el consumidor "debe tener en cuenta que este cultivo genera trabajo y riqueza en España y sobre todo está buenísimo". Además, han añadido que el Garbanzo de Fuentesaúco sólo se comercializa envasado y con una contraetiqueta numerada sobre su envase, por lo que se debe "desconfiar" de aquellos garbanzos que nos venden a granel con un letrero que alude a Fuentesaúco, ya que se trata de una imitación fraudulenta.