La madre del niño hallado en una maleta confiesa que lo ahogó por estar “estresada”

Menorca. Afirma que había ocultado la existencia del menor a su pareja y sus amigos.
AGENCIAS

La madre fue quien asesinó al menor hallado en el interior de una maleta en Bindalí (Mahón). Finalmente, Mónica J.F., de 30 años, confesó a la Policía que mató a su hijo ahogándolo en la bañera al sentirse “angustiada” y “estresada” porque había ocultado su existencia a su actual pareja y a su círculo de amistades y el juez decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para ella. En un primer momento, la mujer declaró que encontró a su vástago muerto y que, por miedo, decidió no contárselo a nadie.

Sin embargo, la Policía explicó que tras ahogar al menor, la madre introdujo el cuerpo en un maleta de grandes dimensiones, junto a las pertenencias del pequeño, y la abandonó en la zona de Bindalí, por lo tanto el cuerpo no fue descuartizado tal y como se apuntaba en un primer momento. Después, le dijo a su pareja que el niño había regresado a Galicia. El jefe superior de la Policía Nacional, Bartolomé Campaner, señaló el 10 de julio de 2008 como la fecha aproximada de la muerte del menor, que en ese momento tenía nueve años.

La madre del menor, nacida en Galicia pero residente en Mahón, fue detenida el viernes como sospechosa de un delito de homicidio doloso por el presunto homicidio de su hijo. En ese momento, la mujer declaró que se encontró a su vástago muerto y que por miedo, dado que se encontraba soltera, decidió no contárselo a nadie y esconderlo en una maleta, junto a enseres personales del menor, como ropa, juguetes, revistas y cromos.

El delegado insular del Gobierno en Menorca, Javier Tejero, informó de que la detenida pasó ayer a disposición judicial, con el fin de ser interrogada por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 2 de Mahón, que decretó el ingreso en prisión provisional y sin fianza para la madre. Tejero también informó de que el cuerpo no fue descuartizado y existe la hipótesis de que algún animal hubiera movido algún resto óseo. Tras ahogar al menor en la bañera, la madre metió el cuerpo en una maleta de 80x60 centímetros.