La Lonja busca nuevos ‘inquilinos’

Las mesas de la Lonja sufrirán cambios (Chema Díez)

La Alianza debe incorporar un vocal a cada mesa, justo el que debe eliminar Asaja por el resultado de las elecciones y el objetivo es que empiecen los nuevos profesionales en el mes de febrero.

Las mesas de la Lonja Provincial buscan nuevos ‘inquilinos’ para fijar los precios de cada uno de los sectores, de acuerdo con el resultado de las elecciones a las Cámaras Agrarias. El procedimiento no se va a cambiar y la Alianza formada por COAG-UPA tendrá dos miembros por cada mesa por uno de Asaja, al contrario que en la actualidad.

 

Así, y según ha confirmado el propio diputado de Agricultura, Jesús María Ortiz, el objetivo es que en “un plazo de 15 días pueda tener los documentos de cada una de las organizaciones con los nuevos miembros para poder iniciar el cambio durante el mes de febrero, porque no hay prisa y nos da igual una semana antes que una después”, dijo.

 

Por tanto, cada una de las organizaciones agrarias reunirá a sus sectoriales o comisiones con el objeto de analizar quiénes son los mejores miembros para ocupar cada una de las mesas o si continuarán los que ya están.

 

En el caso de Asaja, una de las opciones es que los dos miembros de cada una de las mesas sean titular y suplente aunque hay algunos que ya han señalado que no “soy suplente de nadie, ni mucho menos. Aunque algunos me quieran echar, a lo mejor no lo consigue”, apunta uno de los afectados.

 

Por su parte, COAG y UPA también reunirán a sus comisiones para elegir a los miembros pero aún desconocen cuáles serán cada uno de ellos. “Solo puedo decir que estoy muy orgulloso de la labor que realizan los vocales de COAG en la Lonja y que cualquiera de los que hay en esta organización lo haría bien”, señaló el presidente de la Cámara Agraria y secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez.

 

Además, también habrá profesionales de UPA ya que como se trata de una Alianza habrá miembros de las dos organizaciones, que pueden estar disponibles para ocupar los puestos de las muchas veces conflictivas mesas de la Lonja.