La lluvia y el precio del abono, preocupación del campo salmantino para la sementera

Los líderes de las organizaciones agrarias critican el abusivo valor de los fertilizantes que no dan la opción de conseguir rentabilidad
Lluvia y abono son los dos principales quebraderos de cabeza de los agricultores de la provincia de Salamanca de cara a la sementera que dará comienzo en el mes de octubre cuando se siembren los primeros trigos para dar paso después a la cebada.

Pese a que aún es pronto para dar cifras y datos más realistas, lo que sí puede afirmarse es que se antoja imprescindible la presencia de la lluvia cuanto antes para que el terreno se reblandezca para facilitar las labores de siembra a los profesionales del campo.

No obstante, las previsiones no son muy halagüeñas porque para los próximos siete días no se prevén precipitaciones. Y el otro caballo de batalla en el precio del abono, por encima de los 0,45 euros por kilogramo y que lastra las opciones de conseguir rentabilidad a los agricultores “porque no sabemos lo que vamos a sacar el año que viene y este dinero se emplea y compensa en función de los ingresos de la próxima recogida”, señaló el secretario provincial y regional de COAG, Aurelio Pérez.

Pérez también destacó que el gasto en fertilizantes se acerca o supera los 120 euros por hectárea “a lo que hay que sumar el hierro y demás aperos y solo para compensar el coste del abono necesitaríamos 1.500 euros de producción por hectárea, por lo que no es para ser muy optimistas”, destacó.

El líder de COAG hizo referencia también a la lluvia “necesaria hasta el inicio de la sementera para adelantar las labores que se iniciarán con el trigo a primeros de octubre para después pasar a la cebada”, concluyó. En la misma línea se expresó el secretario provincial de UPA, Guillermo González, quien destacó los mismos factores “y ya es hora de que caiga un poco de agua aunque sea en pequeñas cantidades para que el terreno esté un poco más blando”.

En cuanto al valor de los fertilizantes hizo hincapié en que si su valor “sigue subiendo a lo mejor hay que recomendar al agricultor que no lo eche en la tierra aunque quizá esté más animado por el precio del cereal en la actualidad, pero no hay que olvidar que este coste debe subsanarse con lo que se recoja el próximo año”, concluyó.

“Como regalan el abono, lo tiramos”

Por último, el presidente de la Cámara Agraria y de Asaja Salamanca, Vicente de la Peña, usó la ironía para referirse al precio del abono. “Como nos lo regalan, por eso lo tiramos. No es de recibo que cueste 360 euros la tonelada ni mucho menos porque es desorbitado y de esto solo sacan beneficio las empresas que se dedican a su venta”, destacó. En cuanto a las labores de sementera, De la Peña dijo que pueden ya prepararse los barbechos con para iniciar las labores “aunque sería conveniente que lloviese un poco aunque las previsiones no lo indican así. No obstante, aún hay que esperar unos días para que comiencen las primeras labores en la provincia”, concluyó.