La lluvia y el cribado merman un 50% la producción de cereza en la provincia

Las previsiones apuntan hacia un rendimiento total de en torno a 250.000 kilos de una calidad buena pero no excelente

Los productores de cereza de la provincia de Salamanca tienen razones para ser pesimistas con el panorama que se presenta en torno a este cultivo porque la producción se verá reducida en torno a un 50% en relación a la campaña pasada. Por eso, las previsiones apuntan hacia un rendimiento total de en torno a los 250.000 kilogramos en las zonas productoras de la Sierra salmantina.

Las causas de este brutal descenso se deben a las lluvias y a la enfermedad del cribado que hace que la hoja del cerezo se seque y no pueda desarrollarse el fruto. “Las precipitaciones que han caído a destiempo en la zona de la sierra no han beneficiado nada a este cultivo, que se ha visto agravado por el cribado, dando al traste con la mitad de la producción, pero no solo aquí, ya que en el resto de España los rendimientos no serán muy elevados”. Así lo indica un productor de la zona de Sotoserrano, José Sánchez, quien destaca además que la calidad del productos no será “excelente como en otras campañas aunque por lo menos será buen”.

Otro aspecto que por el momento no beneficia a los productores es el precio en origen de la cereza que se mantendrá en unos niveles inferiores a los de otros años ya que el consumidor paga por el momento una cantidad que oscila entre 2,80 y tres euros la caja de dos kilogramos, por lo que el productos hará lo propio en menor medida.

Los agricultores de la zona de la Sierra acaban de iniciar la recolección de la cereza que se prolongará hasta finales del mes de junio, como todas las campañas, aunque “el trabajo será mucho menor por la escasez de producción que hay este año. En el caso de Sotoserrano, en la parte baja del pueblo ya no queda cereza por lo que hay que recoger lo que hay en la parte alta”, señala Sánchez.

Así las cosas, habrá que esperar para conocer la evolución del precio del cultivo y su posible aumento de calidad en la cereza más tardía.