La lluvia obliga a suspender la procesión de María Auxiliadora

La lluvia obligó a suspender ayer la procesión de María Auxiliadora que una vez pasó el umbral de su santuario tuvieron que resguardarla bajo los soportales del patio salesiano a causa del mal tiempo. A pesar de que el día amaneció soleado y con una temperatura propia del verano, la tormenta obligó a dar media vuelta a los cientos de salmantinos y familias salesianas que acudieron al colegio.
S. G. P.

Alumnos de último curso y antiguos estudiantes del centro eran los encargados de portar la imagen que este año no pudo recorrer las calles del barrio. Junto a ellos acudieron las asociaciones de María Auxiliadora de Salesianas Canalejas, San Benito, Salesianos Pizarrales, Alto del Rollo y la Parroquia Santuario además de un grupo de niños que este año celebró su Primera Comunión y que como el resto tendrán que esperar al próximo año para poder sacar a la Virgen en procesión.