La lluvia impide el descendimiento que se traslada al interior de la Vera Cruz para el tradicional besapiés

El descendimiento se trasladá al interior de la Vera Cruz (Foto: Chema Díez)
Ver album

El lluvioso Viernes Santo provocó la suspensión del acto del Descendimiento, que formaba uno de los acontecimiento que distinguía a la Semana Santa de Salamanca.

No pudo ser tampoco. La lluvia impidió de nuevo un acto más de esta Semana Santa. En esta ocasión le tocó el turno al Descendimiento que iba a celebrarse en el Humilladero del Campo San Francisco pero que no pudo llevarse a cabo para desilusión de todos los hermanos, cofrades y fieles.

 

Así, la celebración se trasladó al interior de la iglesia de la Vera Cruz, donde se realizaron las lexturas correspondientes a esta celebración litúrgica y una refelsxión de pasión por parte de dos cofrades para dar paso al ya tradicional besapiés que congregó, a cientos de salmantinos.

 

Este acto es ya tradicional y cuenta con casi cuatro siglos de historia, ya que fue tal día como hoy en 1615, cuando se realizó por primera vez el Acto del Descendimiento dentro de la Capilla de la Vera Cruz.

 

No hay que olvidar que se trata también de una festividad declarada de Interés Turístico Internacional. Por tanto, una vez más, la lluvia se convirtió en una actriz no invitada pero protagonista para dar al traste con uno de los actos que diferencia a estas celebraciones en la capital salmantina como es el Descendimiento.