La lluvia frenará el arranque de patata en una campaña donde los rendimientos han disminuido entre un 15 y un 20%

Una patata... muy caliente

Las previsiones indican precipitaciones hasta el domingo, provocando una mayor demora en el arraque, que ayudará a los precios a mantenerse o cotizar levemente al alza.

Los productores de patata de la provincia de Salamanca van a ver frenado el frenético arranque de los últimos días como consecuencia de las previsiones de lluvias hasta el próximo domingo, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

 

Así, los agricultores temen la llegada de las lluvias porque saben que la campaña del tubérculo por excelencia aumulará un retraso habital al ya existente cuando aún queda por recoger en la provincia entre un 15 y un 20% de patata.

 

No en vano, esta situación no va a perjudicar del todo a los productores ya que pese a una mayor demora y un cierto riesgo de podredumbre de la patata, el retraso ayudará a que el precio se mantenga o incluso pueda cotizar levemente al alza.

 

En la actualidad, la variedad de jaerla cotiza a 145 euros por tonelada, por los 168 euros de la agria o los 135 de la red scarlet.

 

Además, en esta campaña del año 2013, el rendimiento por hectárea de patata ha sido entre un 15 y un 20% menor que el pasado ejercicio, o lo que es lo mismo, alrededor de 10.000 kilogramos menos por hectárea, lo que ha provocado menos producción en el mercado y un precio más alcista.