La lluvia desluce por completo la celebración del Domingo de Piñata

El Carnaval del Toro 2011 vivió su epílogo en el día de ayer en forma de Domingo de Piñata, la tradicional celebración con la que Ciudad Rodrigo cierra su periplo festivo, y que este año se vio totalmente deslucida por la lluvia.
Mondrián / David Rodríguez

El líquido elemento estuvo presente durante toda la jornada, en mayor o menor intensidad, y sólo a partir de las cuatro y media de la tarde dio algo de tregua.

Viendo el tiempo del sábado en Miróbriga, con granizo incluido, a muchos mirobrigenses ya se les quitó de la cabeza la idea de acercarse hasta el complejo deportivo de Interpeñas, que un año más fue la sede del Domingo de Piñata.

Nada más levantar la persiana ayer, los que todavía tenían en mente ir comprobaron que la lluvia iba a ser una molesta compañera. A pesar de todo, todavía hubo varios cientos de mirobrigenses que se acercaron hasta Interpeñas, que evidentemente registró una afluencia de público muy alejada de otras ocasiones, en las que se han llegado a reunir hasta 4.000 personas. Aunque el tiempo fue el gran enemigo, se intentó que los actos previstos se desarrollaran con normalidad. Eso sí, debido a la lluvia, hubo que buscar refugio, dentro del bar del complejo, o bajo el techo de los comederos al aire libre de los que dispone Interpeñas.

La jornada se abría con el reparto del tradicional almuerzo compuesto de patatas meneás, panceta, chorizo o salchichón, junto con buen vino; al que siguió la entrega de premios de los concursos del Carnaval. Debido a la lluvia, la entrega se tuvo que realizar dentro del bar, con las consiguientes apreturas de espacio, aunque hubo unos cuantos premiados que no se acercaron a recoger su galardón.

El centro de cada Domingo de Piñata es la comida, donde se degusta la carne de uno de los toros que intervinieron en el Carnaval. En este caso, fue la carne del Toro del Aguardiente, de la ganadería de Pío Tabernero. Tanto el almuerzo como esta comida fueron preparados por un grupo de unas 30 personas coordinadas por José Luis Benito, todas ellas trabajando de forma desinteresada para que todo saliera a la perfección. Para poder tener todo a punto, iniciaron los preparativos en la tarde del sábado, y ayer por la mañana continuaron con ellos desde bien temprano.

Debido a la jornada de lluvia, algunos mirobrigenses se marcharon nada más finalizar la comida, aunque hubo otros que se quedaron a disfrutar de la capea que se realizó en la placita del complejo. Con ella se cerró el Domingo de Piñata, y se despidió el Carnaval. Además del comentario generalizado de la lluvia, durante toda la jornada se recordó lo mejor que dejaron los días carnavalescos. Por cierto, que aunque la lluvia estropeó el día de ayer, muchos respiraron aliviados porque no ocurrió lo mismo la semana anterior.

Con el Domingo de Piñata los mirobrigenses también pusieron punto y final al largo ciclo festivo que ha vivido Ciudad Rodrigo los dos últimos meses, que se inició el 9 de enero con la subida de San Sebastián. Ahora es turno para el merecido descanso en la siempre tranquila Cuaresma.