La lluvia corta una carretera y algunas calles del municipio

Situación continuada. Cada vez que llueve con fuerza, el paso por el puente se anega y se hace obligatorio cortar el tráfico. Futuro. La construcción de la variante evitará los problemas por la crecida del río
ICAL
La localidad salmantina de Robleda sufrió ayer una nueva inundación del puente que une el municipio con el vecino pueblo de El Sahúgo, según explicó a Ical su alcalde, José Luis Varas, quien, sin embargo, desmintió que en algún momento el agua afectara a las calles del término municipal dado que éste se encuentra a mayor altura “y no existe peligro de que eso suceda”.

Varas relató que en torno a las 23.30 horas de la pasada noche, la lluvia provocó el desbordamiento del río Mayas a su paso por el puente de la carretera CM-208, que une Robleda con El Sahúgo. La situación obligó a cerrar la carretera hasta mediodía de ayer, cuando el tránsito de vehículos volvió a restablecerse.

El alcalde precisó que la situación sufrida la pasada noche “se viene repitiendo desde hace 25 años” aunque, según confirmó, éste será el último invierno en el que se padezca el problema dado que a lo largo de 2011 finalizarán las obras de una nueva variante que contempla la puesta en marcha de varios viaductos.

Robleda cuenta con el centro de salud de referencia en la zona por lo que, en caso de necesidad y si la carretera está impracticable, los afectados se ven obligados a hacer varios kilómetros de más rodeando por los municipios de Martiago, La Encina y El Bodón. La última incidencia similar sucedió hace justo un mes cuando otra fuerte avenida de agua colapsó el puente.

Esta nueva inundación se une a la que el pasado viernes sufriera también el municipio de Forfoleda, en la que el desbordamiento de un regato obligó a cortar el tráfico de la carretera DSA-510, que une el municipio con el vecino pueblo de Torresmenudas.