La línea de bus Madrid-Salamanca: ¿'víctima' de la Alta Velocidad y Blablacar?

(Foto: Chema Díez)

Una información publicada por El Confidencial relata que algunas líneas de autobús se están volviendo deficitarias por la llegada de la Alta Velocidad y la economía colaborativa. El enlace desde Salamanca con la capital de España, afectado.

Viajar en coches 'compartidos' particulares, Blablacar o la llegada de la Alta Velocidad son tres de los factores que están llevando a algunas compañías de autobús a perder pasajeros de una manera demasiado pronunciada. Y una de las líneas que ya ha comenzado a vivir esta situación es la que une Salamanca con la capital de España.

 

Al menos eso es lo que asegura una información publicada por El Confidencial, que revela que muchas compañías se están planteando abandonar este negocio ante la pérdida de viajeros y, por tanto, de rentabilidad.

 

No en vano, la llegada de la Alta Velocidad a Salamanca ha reducido la distancia (en tiempo) de Salamanca a Madrid y poco más de una hora y media por las dos horas y media del viaje en autobús 'exprés', y con unos precios similares que superan los 20 euros en cada caso. Incluso el viaje en tren puede salir más rentable en función de la fecha en la que se adquiera o las diferentes ofertas existentes.

 

 

“El Gobierno quiere vender el sistema de trenes de alta velocidad como servicio básico cuando no lo es. Nadie ha pensado en los autobuses interurbanos, un sector hoy por hoy deficitario que tiene coste cero para la administración”, publica la información de El Confidencial en boca de un responsable de una compañía de autobuses.
 

A la Alta Velocidad hay que añadirle la llegada de Blablacar, o lo que es lo mismo, la economía colaborativa que busca compartir un coche para realizar cualquier tipo de viaje. La patronal de los autobuses ya llevó ante la justicia a esta nueva iniciativa, que dio luz verde a que Blablacar siguiese operando al no considerar que fuese una competencia desleal.

 

Y, por último, algo que parte de la iniciativa de muchas personas para ahorrar, como es el hecho de compartir el vehículo particular e ir rotando los viajes para compartir los gastos del mismo, como una medida de ahorro sin necesidad si quiera de recurrir a Blablacar.

 

Dicen que la crisis agudiza el ingenio y eso, unido a los avances en las infraestructuras de viajes, deben llevar a todos a adaptarse a los nuevos tiempos o... morir por el camino.