La libertad de horarios para el comercio salmantino, nunca antes de enero de 2014

El Corte Inglés de la Calle Constitución, en Valladolid (Foto: Boris García, Tribuna Valladolid)

El Ayuntamiento de Salamanca debería solicitar la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística de la ciudad en el mes de septiembre y la Junta tendría que aprobarlo. Después, cada comercio se acogería o no de manera individual.

La libre apertura de los comercios en domingos y festivos es ya una realidad en Valladolid, la Comunidad de Madrid, o ciudades como Valencia y Palma de Mallorca. Para conseguirlo, el Ayuntamiento de la ciudad en cuestión debe solicitarlo ante la Junta de Castilla y León para que esta lo apruebe.

 

La institución regional está preparando un nuevo decreto que casi con total seguridad entrará en vigor este mes, por el que el plazo para solicitarlo se ceñirá al mes de septiembre. Para ello, el Ayuntamiento debe declarar como Zona de Gran Afluencia Turística ciertos lugares y, si se aprobara, entraría en vigor el 1 de enero de 2014. Antes de la aprobación, tanto Cámara de Comercio como patronales pueden emitir informes al respecto que son preceptivos, pero no vinculantes a la hora de tomar una decisión.

 

Una vez que esto suceda serán ya los comercios -a título individual- los que decidirían si se acogían o no a la medida.

 

El Centro Comercial de El Corte Inglés de la calle Constitución y su anexo de Tienda de Ocio de Menéndez Pelayo de la ciudad de Valladolid sí se han acogido a la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística al casco histórico de Valladolid y abrirán todos los domingos y festivos del año a partir de este próximo 12 de mayo.

 

De hecho, se ha establecido que los únicos días que se cerrará el centro será 1 y 6 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre. Un horario que se aplicará, igualmente, en la tienda Sfera, ubicada en la calle Santiago de la capital pucelana.

 

Desde el departamento de comunicación de El Corte Inglés se ha justificado esta decisión amparándose en la nueva orden de la Consejería de Economía de la Junta de Castilla y León, que entró en vigor recientemente, por la que se aprueba la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística del casco histórico de Valladolid, lo que permite a los establecimientos una regulación especial de horarios consistente en la plena libertad para determinar los días y horas en que permanecerán abiertos.

 

Las reacciones en Valladolid no se han hecho esperar y la Asociación Vallisoletana de Comerciantes (Avadeco) ha asegurado que es una "malísima noticia" para el comercio local la decisión de El Corte Inglés de abrir los domingos y festivos, lo que supone, dicen, otra "zancadilla" para el pequeño comercio de la ciudad.

 

El Corte Inglés, por su lado, considera este cambio como "un elemento claramente dinamizador de la actividad comercial y económica en general, y en particular en una ciudad que ha apostado claramente por la promoción turística como la ciudad de Valladolid".