La LFP mantendrá su reivindicación pese al revés a su intento de ‘parón’

La LFP mantendrá su reivindicación pese al revés a su intento de ‘parón’
EFE
El fin de la obligación de televisar un partido en abierto y el dinero que el fútbol percibe de la quiniela, junto al que recibirá de las apuestas on-line, seguirán en el centro de las reivindicaciones de la Liga Profesional (LFP), después de que una resolución judicial evitara ayer el paro previsto. La Liga persigue desde hace años acabar con el mandato del partido en abierto, con el que convive desde 1997 por la llamada ley Cascos, ya que entiende que se trata de “una expropiación sin contraprestación de sus derechos” con la que dejan de ingresar 150 millones de euros al año.

La entrada en vigor hace un año de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual, mantiene la citada obligatoriedad, pese a las reiteradas peticiones del fútbol profesional español, que argumenta que es el único en Europa que debe cumplir con ese mandato legal. La disposición transitoria sexta de la ley es la que confirma la obligación que la Liga rechaza, ya que ordena que mientras no se apruebe por el Consejo el catálogo de acontecimientos de interés general, “se emitirá en directo y abierto, y para todo el territorio del Estado, un encuentro de fútbol por cada jornada de la Liga de Primera División, así como las semifinales y la final de la Copa del Rey de fútbol, siempre que haya algún canal de televisión en abierto interesado en emitirlo”.

Otra de las aspiraciones de la Liga es que la ley reguladora del juego, que actualmente se tramita en el Congreso, garantice que el porcentaje que llega al fútbol de la recaudación de la Quiniela (10%) no pueda reducirse y que especifique el retorno del beneficio de los nuevos juegos que se asignarán al fútbol.