La legislatura del empleo acaba con 2.400 trabajadores ocupados y 5.000 cotizantes menos

La pérdida de población y la marcha de casi 4.000 personas explican que la legislatura acabe con un menor número de personas con trabajo, y diluyen la testimonial bajada del paro. Son 768 parados menos, pero hace cuatro años había 2.400 ocupados y 5.000 trabajadores dados de alta más.

El Gobierno, y también el Ayuntamiento de Salamanca, se han apresurado a presumir de los datos del paro registrado como prueba de la mejoría del empleo en la provincia y la capital. Para ello, han comparado los datos del número de parados de finales de 2011, cuando Rajoy llegó al poder, y de este noviembre de 2015. Y, efectivamente, hay menos paro en las oficinas del Ecyl: 768 personas menos ahora que en diciembre de 2011, para ser más exactos (y 377 menos en la capital). Sin embargo, el paro registrado no lo es todo a la hora de describir el empleo disponible y el balance no es tan positivo si se tiene en cuenta la otra gran variable de Salamanca, la despoblación.

 

Y es que la reducción del paro, que es positiva, se queda en meramente testimonial si se pone en relación con los datos poblacionales. A lo largo de estos cuatro años, Salamanca ha perdido 9.407 habitantes; parte de ellos, por el fallecimiento, pero un buen número también por la marcha de salmantinos a otras provincias. Cada año de los últimos cuatro se han marchado de Salamanca casi 5.000 personas, buena parte de ellos, jóvenes; y no se ha compensado con la llegada de extranjeros o españoles de otras provincias: el saldo migratorio es de más de 4.000 personas en negativo para Salamanca.

 

Así que casi la mitad de la pérdida de población se debe a la marcha de salmantinos, muchos de ellos, por falta de oportunidades. Según los datos de migración laboral, Salamanca ha perdido más de 5.000 jóvenes que se han marchado en estos años en busca de un trabajo, fundamentalmente, a Madrid, Valladolid o Barcelona. El número de jóvenes entre 15 y 29 años ha bajado en 6.056 personas, así que corresponde con la diáspora laboral, y con la pirámide de población, muy delgada en la zona joven.

 

 

MENOS TRABAJADORES DE ALTA Y MENOS OCUPADOS

 

Los datos del paro tampoco salen bien parados si los ponemos en la misma escala que los de empleo. En primer lugar, ahora mismo en Salamanca hay 5.000 trabajadores menos que estén dados de alta y cotizando. En diciembre de 2011, el PP cogió el mando cuando eran 117.690 los trabajadores salmantinos dados de alta en algún régimen laboral; este noviembre de 2015 ha terminado en 112.470, 5.220 menos.

 

Según la Encuesta de Población Activa, el paro también ha bajado, pero ahora mismo son muchos menos los salmantinos que tienen empleo que hace cuatro años. En el tercer trimestre de 2011 todavía eran 140.300 los salmantinos que estaban ocupados: en el tercer trimestre de 2015, último dato EPA disponible, son 137.900, 2.400 menos.

 

La EPA también confirma que Salamanca ha perdido fuerza laboral porque la población en edad de trabajar, entre 16 y 65 años, se ha reducido en 5.500 personas, de 167.500 a 159.600, en paralelo con la pérdida de población por los fallecimientos, la edad de los habitantes y la marcha de jóvenes.