La juventud del CD Guijuelo... Divino Tesoro

Ángel Martínez, Rubén Peña y Jorge Sánchez son los tres benjamines de la plantilla de Rubén de la Barrera. Sus ganas, energía y calidad son determinantes para el equipo salmantino.

Ángel Martínez, Barcelona (15 - 05 - 1991) 22 años.

 

Rubén Peña, Ávila (18 - 07 - 1991) 22 años.

 

Jorge Sánchez, Granada (22 - 03 - 93) 21 años.

 

Los cuatro jugadores más veteranos de la plantilla (Chuchi, Tomás, Jonathan y Carlos Rubén) suman 134 años, mucha experiencia, veteranía y calidad... en el lado opuesto, Ángel Martínez, Rubén Peña y Jorge Sánchez son los benjamines de un equipo que entre los tres apenas superan los 60 años. Ofrecen otras cosas, todas ellas positivas y esperan emular a sus compañeros y jugar al fútbol como mínimo hasta su edad. La juventud del CD Guijuelo... Divino Tesoro.

 

"Está claro que los veteranos tiene más peso en el equipo pero yo intento aprender de ellos lo máximo que puedo y, especialmente, al lado de Jonathan estoy adquiriendo muchos conocimientos y cada día me enseña algo nuevo. Me gusta escuchar y agradecido por lo que me da", destaca Martínez.

 

Para el defensa del CD Guijuelo, este año está siendo "muy bueno, y creo que tengo la confianza del míster que me está ayudando mucho y al Guijuelo por confiar en mí. Creo que para llegar a jugar al fútbol hasta cierta edad hay que cuidarse desde el principio, no solo al final de tu carrera", añade Ángel Martínez.

 

Otro de los benjamines es el abulense Rubén Peña, el 'Ferrari' del CD Guijuelo, que está siendo protagonista desde el principio de la temporada por su velocidad y estado de forma. "Los veteranos llevan toda la vida mamando de esto y en todo momento te aportan una idea nueva y siempre hay que cogerla para llegar a lo más alto posible".

 

Sobre si conservará su velocidad, Peña destaca que lo que ahora "me hace rápido, más tarde me dará otras cosas como el saber colocarme mejor". Sobre el futuro del equipo indicó que aquí las vacaciones no importan "y si hay que quedarse sin ellas se queda porque es lo que queremos todos".

 

Por último, el benjamín de los benjamines es Jorge Sánchez, portero suplente del equipo, que ha vivido a la sombra de Wilfred todo el año y tan solo ha disputado dos partidos de la Copa RFEF. No en vano, apunta maneras para ganarse un nombre en el mundo del fútbol.

 

"Sabía a lo que venía porque el míster me lo dijo; es jodido porque todo el mundo quiere jugar pero sabemos todo lo que ha hecho Wilfred y trabajo día a día por si algún día tengo la oportunidad. Tengo que estar preparado y aunque no juegue, si el equipo está arriba, es positivo", añade Jorge.

 

Sobre su situación, destaca que sigue aprendiendo mucho pese a no jugar. "Cojo experiencia, conceptos... y si tengo que demostrarlo algún día estoy preparado", añade.