La Justicia admite una demanda de afiliados para obligar a Rajoy a convocar congreso del PP

Un juzgado de Madrid admite una demanda de afiliados para que Rajoy convoque un congreso que lleva año y medio de retraso y que debería servir para decidir si es o no candidato.

El juzgado de instrucción número 1 de Madrid ha admitido a trámite la demanda que interpuso hace unos días un grupo de afiliados del PP para obligar a que el partido de Mariano Rajoy convocara un congreso extraordinario que permitiera decidir sobre su continuidad al frente de los populares y como candidato a la presidencia del Gobierno. TRIBUNA ha tenido acceso al auto del juez que, además, afea la actitud del partido y considera la demanda como una cuestión de derechos fundamentales, lo que deja en muy mal lugar al presidente del Comité de Derechos y Garantías, Alfonso Fernández Mañueco, al que le corresponde hacer que se cumplan los estatutos.

 

En su auto, el titular del juzgado afea de manera clara al PP su actitud actual. Considera que la demanda se ajusta a una petición de derechos fundamentales como el de asociación y le da prioridad, con lo que los plazos para juzgarlo serán rápidos. Además, considera parte a la Fiscalía a la que se da traslado para que participe.

 

Un grupo de jóvenes afiliados del PP pertenecientes al Foro Pensamiento y Desarrollo presentó a finales de abril una demanda por lo civil para que la justicia obligue a su partido a convocar un congreso ordinario que lleva 18 meses de retraso. La vía judicial es la última salida que le ha quedado a este foro crítico que pide que, de manera urgente, el partido adopte medidas de democracia interna. Y se han visto obligados a acudir a los juzgados por lasreiteradas negativas del presidente de Fernández Mañueco a aplicar los estatutos del partido que obligan precisamente a convocar congreso ordinario.

 

Como presidente del comité de garantías, una de sus tareas es velar por el cumplimiento de los estatutos en todo momento, y consideran que no lo está haciendo. Bien al contrario, se ha convertido en un mero guardaespaldas de la actual ejecutiva, la que ha decidido posponer sine die la celebración del congreso ordinario a pesar de que, por su periodicidad (tres años) tenía que haberse celebrado a principios del año pasado. 

 

 

AL JUZGADO EN SEPTIEMBRE

 

Este foro exige un congreso precisamente para decidir si Rajoy debe ser el presidente y candidato del PP y para aplicar más medidas de regeneración democrática y democracia interna en el partido. Y la decisión judicial les pone en camino de conseguirlo. Este día 7 de junio el juzgado ha emitido un auto confirmando la admisión a trámite, que le será comunicada al PP en los próximos días. El partido tiene 20 días para manifestarse y, a partir de ahí, se fijará una vista previa, previsiblemente, para septiembre, en la que se podría producir un acuerdo previo. Si no lo hay, el juzgado puede decidir la apertura de juicio, lo que sería un varapalo para el partido porque podría acabar en la convocatoria de un congreso por mandato judicial.

 

Los planes del partido son convocar congreso extraordinario no antes de 2017, y siempre después de las elecciones en Galicia y País Vasco después de verano. Si Rajoy lograra formar Gobierno, se podrían desplazar incluso a 2018. Eso sería más de cinco años después del último cuando los estatutos mandan que se celebre cada tres años.

 

 

SIN RESPUESTAS

 

Un año lleva el Foro Pensamiento y Desarrollo pendiente de una respuesta del presidente del comité de garantías, al que se han dirigido en varias ocasiones. En realidad, antes lo hicieron al partido tras el 'primer aviso' de las Elecciones Europeas.

 

Desde hace tres meses, optaron por dirigirse a Fernández Mañueco. El primer burofax le llegó en enero. Le exigían que hiciera el trabajo que se supone tiene que hacer el cargo que ostenta en el organigrama nacional: velar por el cumplimiento de los estatutos. En concreto, asegurarse de que el congreso ordinario se celebra cada tres años como está mandado. Por eso le conminaron a convocarlo de manera inmediata y le acusaban de estar permitiendo que la cúpula del PP no respetara la Constitución, la ley de partidos y los propios estatutos de los populares.

 

 

Como no respondió, le enviaron un segundo burofax con acuse de recibo en el que le advertían de las consecuencias de su falta de respuesta. En esta comunicación exigen la convocatoria con fecha de un congreso antes de acabar el mes de abril: en caso de negativa, avisan de una posible demanda judicial. Le advierten también que se está saltando artículos de la Constitución, de la Ley de Partidos y de los estatutos del PP.

 

A este burofax sí hay respuesta... pero es una negativa al congreso con argumentos que dejan en evidencia a Fernández Mañueco. En su contestación, alega que no se ha celebrado congreso por la proximidad con las elecciones. Sin embargo, el congreso tenía que haberse celebrado a principios de 2015, a muchos meses vista de las elecciones municipales y de las generales; era el momento idóneo ya que sirve, entre otras cosas, para designar al candidato a presidente del Gobierno. 

 

El propio Fernández Mañueco queda en evidencia al reconocer que la decisión de no convocar congreso se tomó en un comitié ejecutivo de diciembre de 2015, ya después de las elecciones, y se ratificó en enero de 2016. Es decir, que la decisión se tomó con un año de retraso con respecto a la fecha fijada para los congresos: los estatutos del PP marcan que se celebran cada tres años y ese plazo se cumplió a principios de 2015.La respuesta del foro crítico es la misma: si no hay congreso antes de abril, al juzgado.

 

El último burofax data de esta semana. Los responsables de Foro Pensamiento y Desarrollo insisten en que si no hay congreso habrá demanda, y recuerdan que lleva año y medio de retraso y que eso supone el incumplimiento de los estatutos del partido. Y se apunta ya una fecha: este viernes día 22 de abril. Aunque han esperado hasta el último momento, la falta de respuesta ha acabado forzando la demanda. Ahora serán los juzgados quienes decidan si el PP celebra congreso ordinario para elegir si quiere seguir con Rajoy o no.