La Junta toma medidas al detectarse nematodo en un monte de Salamanca

Se considera una de las enfermedades de coníferas más peligrosas a nivel mundial.

La Junta de Castilla y León ha iniciado el proceso de medidas oportunas al detectarse la patología del nematodo en un monte situado en el término municipal de Sancti-Spíritus en la provincia de Salamanca, según ha informado Europa Press.

 

Según la Delegación Territorial de la Junta, el nematodo de la madera, Bursaphelenchus xylophilus, "se considera una de las enfermedades de coníferas más peligrosas a nivel mundial".

 

En esta ocasión, ha sido detectado en Europa en lotes de embalajes procedentes de Portugal, donde se encuentra presente desde 1999, por lo que se realizan controles para evitar su introducción en España y, recientemente, se ha detectado la presencia de esta especie en el monte SA-3032.

 

Ante esta situación, el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) publicará en los próximos días la orden que establece las actuaciones oportunas para luchar contra el nematodo, que se detectó el 21 de octubre de 2013 en el monte SA-3032, de 152 hectáreas en total y 32 hectáreas de pino.

 

El personal técnico de la Junta de Castilla y León procedió a tomar las muestras de viruta de cinco pies con decaimiento del género Pinus para someterla a los análisis oportunos. Y el 22 de noviembre el laboratorio oficial del centro de Sanidad Forestal de Calabazanos, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, determinó la presencia del nematodo.

 

El 11 de diciembre, el Laboratorio Nacional de Referencia, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), ratificó la presencia del nematodo e inmediatamente se puso en marcha el Plan Nacional de Contingencia del Nematodo de la Madera del Pino y el Plan de Castilla y León para adoptar las medidas oportunas al respecto.

 

A su vez, el Gobierno de España comunicó a la Comisión Europea y a los estados miembros de la UE la presencia del nematodo en Salamanca. "La causa más probable del positivo detectado es el transporte por carretera desde la frontera portuguesa de plantas, madera, o material de embalaje sensibles  cualquier material o específicamente el de madera dada la colindancia de la autovía A-62 con el monte", ha señalado la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca.

 

En estos casos, tal y como ha informado la Delegación a Europa Press, se establece una zona demarcada alrededor del monte afectado con una vigencia mínima de cuatro años. En este caso, la zona demarcada establecida ha sido una zona alargada de 55 kilómetros de largo sobre el eje de la A-62 por 12 kilómetros de ancho, seis a cada lado de la autovía.

 

El área demarcada en la zona de Ciudad Rodrigo se extenderá hasta el límite norte del término municipal para incluir "completamente"  masas de especies sensibles en las inmediaciones de la zona delimitada.

 

Dentro de la zona demarcada se establecen tres áreas: zona infestada que comprende la zona arbolada del monte, zona de corta que comprende una faja perimetral de 500 metros en torno a la zona infestada y una zona tampón que comprende el resto del área de la zona demarcada.

 

En la zona infestada se ha iniciado la corta y eliminación de todos los pinos que deberá estar finalizada antes del 1 de abril de 2014, los restos se astillarán o quemarán y se colocarán cebos y feromonas para atraer al vector de transmisión de la enfermedad. Se analizarán pies debilitados y algunos sanos. En la zona de corta se realizarán actuaciones similares a la zona infestada, aunque apenas hay pinos.

 

Finalmente, en la zona demarcada, se procederá a inventariar de todas las masas forestales, bosquetes y pies aislados de pino. Se eliminarán y analizarán todos los pies con decaimiento que se detecten y se trazarán mallas de dos kilómetros de ancho y de largo para muestreo sistemático.

 

Además, se modificarán las zonas de riesgo alto, medio y bajo de todo el territorio de Castilla y León con sus mallas y se pondrán trampas con feromonas para capturar al vector y analizarlos para ver si son portadores.

 

Estas y otras medidas se recogerán en el Plan de Acción que elaborará la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en coordinación con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Ese Plan, que deberá ser aprobado por la Comisión Europea incluirá todas las medidas necesarias para el control de la enfermedad con "el menor perjuicio posible" a los intereses económicos de los silvicultores y de los valores ambientales y paisajísticos.

 

Se solicitará la colaboración de la Guardia Civil para intensificar los controles de carretera en Fuentes de Oñoro, frontera portuguesa, y en las carreteras locales. También se intensificarán los controles en las cuatro industrias de la madera de la zona, de las que una está cerrada. Se inmovilizará la madera no tratada y se analizará.

 

En el caso de que el análisis diera positivo se destruirá y si es negativo se les dará un período para venderla. Las empresas del sector de la zona deberán disponer de horno para realizar el tratamiento de calor o comprar madera ya tratada. Se realizarán inspecciones en los entornos de las industrias y se pondrán trampas con feromonas. Complementariamente, se pondrán trampas repartidas por las áreas de descanso de la autovía.

 

La enfermedad del decaimiento súbito, seca de los pinos, o nematodo de la madera del pino, es "una grave patología" ocasionada por el nematodo Bursaphelenchus xylophilus (Bx), originario de Estados Unidos, donde se detectó en 1934 como nueva especie nativa.

 

En las últimas décadas del siglo XX se ha difundido desde Japón a varias provincias costeras de China, Corea y Taiwán. "Los daños que causa son de tal magnitud que se le considera el organismo más peligroso para los pinares a nivel mundial, que sigue en plena expansión en muchos países como es el caso concreto de China", ha apuntado la Delegación Territorial de Salamanca.

 

Desde finales de los años 70 la normativa europea lo clasificó como organismo "nocivo peligroso" cuya introducción debe evitarse (Directiva 77/93/CE del Consejo, ratificada años después por la Directiva 2000/29/CE), y se especificó a principios de los 90, tras detectarse varias intercepciones del nematodo, las medidas a las que deben someterse las importaciones de plantas y productos sensibles -sean del tipo que sean- procedentes de países donde está presente (Directiva 92/103/CE).

 

Desde el año 2008, se han detectado tres casos en España en provincias limítrofes con Portugal, dos en Cáceres y una en Pontevedra. El último caso detectado ha sido en febrero de 2012, en Valverde del Fresno (Cáceres), a tan sólo 580 metros de la frontera con Portugal y a 4.850 metros del límite con Salamanca.

 

La detección del último foco de esta enfermedad, en Valverde del Fresno, ya había obligado al establecimiento de una zona demarcada o de seguridad en un círculo de 20 kilómetros de radio alrededor del foco, lo que abarcaba parte del territorio de la Comunidad de Castilla y León en la zona suroeste de Salamanca (términos municipales de Navasfrías, y en parte de El Payo, Casillas de Flores, Alberguería de Argañán y Peñaparda).