La Junta sensibiliza a 1.500 menores contra la violencia de género

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha impulsado este verano un programa de sensibilización con el objetivo 'violencia cero' dirigido a aproximadamente 1.500 menores, de entre 9 y 17 años.

Con la máxima de que 'a más educación, más igualdad y menos violencia', la Consejería planificó para este verano, en el marco del nuevo modelo 'Objetivo Violencia Cero' que pretende implantar este año, una serie de talleres, dinámicos y muy participativos, dirigidos a tratar de inculcar en los adolescentes valores igualitarios y no violentos, y el mensaje de tolerancia cero contra la violencia de género.

Esta iniciativa pretende poner freno a las conclusiones recogidas en el estudio 'Evolución de la adolescencia sobre la igualdad y la prevención de la violencia de género', realizado por la Delegación de Gobierno para la violencia de género en colaboración con varias universidades españolas, y que alertan de que en los menores persisten estereotipos machistas que se suponían superados y que replican patrones que pueden conducir a situaciones de violencia.

Se trataba así de promover, sensibilizar, formar y fomentar la idea entre los menores de que la violencia de género nunca es aceptable, ni tolerable, así como crear grupos de jóvenes que se conviertan en referentes positivos, y hacerlo aprovechando espacios de ocio entre iguales, según informaron fuentes de la Administración regional.

MODELOS DE IGUALDAD

Los talleres, realizados en colaboración de la Asociación AHIGE, de hombres por la igualdad, se desarrollaron desde un enfoque lúdico y formativo, ayudando a los menores a construir un pensamiento crítico hacia cualquier expresión de violencia, invitándoles a la reflexión y al debate a partir de sus propias experiencias, y con un lenguaje cercano, dentro de un entorno de compañerismo y ocio saludable. El objetivo es fomentar la prevención contra la violencia de género y establecer modelos de igualdad.

Las dinámicas, con títulos como: 'Viaje a otro Planeta', 'Bebe Rosa, bebe Azul' o 'Estás conectado o no existes', se adaptaron a los distintos grupos de edad y versaron sobre seis temáticas generales. Los talleres arrancaron con el tema la influencia del género en nuestras vidas, en el que se analizaba los roles, los estereotipos del género, así como el perfil hombre-mujer. A continuación, se abordaron las formas de relacionarse dentro de la familia y las relaciones entre los distintos géneros.

Por otro lado , se abordaron temas como el amor, el romanticismo y los modelos de pareja, y se analizó la violencia de género desde su génesis, el proceso que sigue, y se aportaron claves para autodetectar un posible caso de violencia de género y para conocer cuáles son las respuestas más adecuadas.

CIBERACOSO

Y ante la aparición de nuevas formas de ejercer la violencia de género, a través sobre todo de redes sociales y las nuevas tecnologías, las dinámicas dedicaron un apartado especial al ciberacoso y las ciber relaciones.

Los adolescentes tuvieron la oportunidad de comprobar las diferencias entre géneros en el uso de las nuevas tecnologías y conocer los peligros que supone el control como expresión mal entendida de amor. No en vano, el estudio 'El ciberacoso como forma de ejercer la violencia de género en la juventud' advierte sobre el aumento de las situaciones de control por parte de la pareja o expareja y la baja detección del riesgo de abuso a través de las redes sociales y las TIC's.

Por último, los talleres trataron sobre la respuesta del hombre ante el avance de las mujeres, la ausencia de modelos masculinos igualitarios, el patriarcado hoy, para concluir en la normalización y los procesos de socialización.