La Junta retira las subvenciones a las Cámaras Agrarias desde el 30 de junio

Aurelio Pérez, durante la rueda de prensa ofrecida en la Cámara Agraria (Foto: I. C.)

Aurelio Pérez, presidente de la institución salmantina, asegura sentirse "engañado" por la Consejería de Agricultura "que actúa con la complicidad de otra organización agraria".

Aurelio Pérez, presidente de la Cámara Agraria de Salamanca, ha acusado en rueda de prensa a la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León de "mantener las subvenciones a las Cámaras hasta el 30 de  junio", como les han hecho saber en una reunión mantenida la pasada semana.

 

"A partir de ahí, las Cámaras que quieran estar abiertas deben buscarse la financiación por su parte, pero dado que el 90% del presupuesto depende de la Junta y que buscar otras fórmulas de financiación es imposible, cortar las ayudas es hablar del cierre de las Cámaras", resume Pérez.

 

El presidente cameral, además, ha denunciado que a día de hoy, la Junta no ha abonado "ni un céntimo de la ayuda presupuestada para este año", cantidad que asciende a 80.000 euros. Según apunta el presidente de COAG en Salamanca, hasta el mes de junio la Junta deberá abonar al menos 40.000 euros, que "daría para pagar los sueldos" de los tres trabajadores de la Cámara a los que se les deben las mensualidades de "mayo y abril y se les deberá también la de mayo".

 

En cuanto al resto de pagos, Pérez asegura que la Cámara está "al día en pago de impuestos", aunque el plan de amortización de la deuda "que recibimos de la anterior gestión" finaliza en septiembre.

 

"Nosotros cogimos la Cámara tras una mala gestión y un abandono total y cuando hemos logrado sanearla, viene la Consejería y nos pone la puntilla. Quiere acabar con nosotros a martillazos, a golpes", ha asegurado Aurelio Pérez.

 

El presidente de la Cámara, además, asegura sentirse "engañado" por la Consejería de Agricultura "que actúa con la complicidad de otra organización agraria". De este modo ha añadido que "hay Cámaras sin trabajadores que están cobrando las subvenciones... ¿eso no es prevaricación?" se pregunta. Pérez ha puesto como ejemplo a la Cámara de Soria (sin trabajadores), la de Palencia ("que tiene 1 trabajador y cobra 80.000 euros de la Junta y 130.000 de la Diputación"), la de Burgos ("que estuvo dos años sin trabajadores") o la de Ávila ("que tiene dos trabajadores").

 

De esta manera, desde la Cámara se va a actuar en tres direcciones; en primer lugar "pondremos una queja ante el procurador del común en nombre de los trabajadores porque no han cobrado debido a la mala gestión de la Consejería", en segundo lugar "vamos a convocar a las Juntas Agropecuarias Locales para contarles lo que está sucediendo" y, en tercer lugar, "estudiamos la posibilidad  de poner en conocimiento de la Fiscalía la situación de algunas Cámaras, ya que si no tienen trabajadores no deben tener subvenciones porque no podrán dar un servicio", añade Aurelio Pérez.