La Junta realiza prospecciones por langosta cerca de Vitigudino

Control de plagas. La Administración regional valora de modo muy positivo la ausencia de cualquier posible epidemia por el momento, pero no descarta que con la llegada del calor aparezcan nuevos focos
CHEMA DÍEZ
La Junta de Castilla y León mantiene por el momento el nivel verde de alerta en lo que a plagas se refiere en la provincia de Salamanca y tan sólo realiza prospecciones por langosta en áreas de la zona de Vitigudino, asegurando por el momento un control total de cualquier epidemia.

Este hecho se debe también a las favorables condiciones meteorológicas, puesto que las precipitaciones imposibilitan el desarrollo de algunas de las plagas, pero desde la Junta no descartan que con la llegada del buen tiempo se desarrollen o aparezcan, como de hecho ya ocurrió en el pasado.

Asimismo, no existe el temor a que varias de las plagas sorprendeaa los agricultores de la provincia de Salamanca, y el control realizado por los servicios encargados de esta parcela es por el momento muy satisfactorio. Aunque la llegada de los próximos días si el calor está presente, dirá si hay que alarmarse o por contra, no.

El invierno frío y lluvioso, que se ha alargado más de lo normal respecto a otros años, no favorece no desarrollo o aparición de cualquier tipo de plagas para tranquilidad de los agricultores de la provincia.

Además, la valoración por parte de la Junta no puede ser más positiva, pese a que siempre se mantienen en alerta ante la aparición de cualquier tipo de incidencia.

Topillos, langosta...

Hay que recordar que la provincia no ha estado exenta del ataque de las plagas, como ocurrió por ejemplo en el verano del año 2007 con los topillos, que arrasaron con la cosecha de cereales de muchas de las parcelas de la provincia y de la propia Comunidad.

Este hecho provocó el descontento general en el campo, que demandó a los gobiernos regional y central medidas urgentes para terminar con una epidemia que se llevaba sus ganancias. El veneno y el tesón y ahínco de los propios profesionales, ayudados por la Junta controlaron una población de roedores que era alarmante.

Por su parte, otro de los momentos críticos en la provincia fue la plaga de langosta que asoló los terrenos de la provincia durante el periodo 2003-2006. E
Éstos tuvieron más incidencia los años 2004 y 2005, en los que se fumigó contra esta planta con avioneta, especialmente en la zona de Vitigudino, que es donde la Junta está realizando las prospecciones en la actualidad.

Asimismo, hay que tener en cuenta otra serie de plagas que han tenido una incidencia negativa de una u otra manera en los cultivos de la provincia, tales como la nefasia en los cereales, donde hubo presencia el año pasado en el noreste de la provincia.

Prays o Mosca del olivo, con una pequeña presencia de población el pasado ejercicio, o el Gusano cabezudo en frutales de hueso, del que en 2009 se observó una presencia de adultos para los que se inició una fase de tratamiento específico.